La planeada alianza en el sector de camiones de los fabricantes alemanes MAN y Volkswagen, y el sueco Scania fracasó ante las elevadas exigencias de la empresa sueca, indica hoy el semanario alemán "Focus" en base a información de fuentes de las negociaciones.
Múnich.- Un ejecutivo que participó en las conversaciones dijo a la revista que no hay posibilidad de llegar a un acuerdo ni siquiera sobre la posibilidad de cooperación entre las tres automotrices, que seguirán produciendo camiones por separado.

Según esta versión, los planes de forjar una alianza, que impulsaba en primer lugar la directiva de Volkswagen, se vieron frustrados por las exigencias planteadas a Volkswagen por el presidente de Scania, Leif ?stling.

En particular, el directivo sueco reclamaba para su empresa la dirección del grupo y quería que la sede fuese instalada en Suecia.

La directiva de Scania fue respaldada por el mayor accionista de la empresa, el grupo Investor, que pertenece a la familia de industriales suecos Wallenberg.

El presidente de Volkswagen, Ferdinand Piech, descarta la opción de adquisición hostil aún cuando Volkswagen y MAN poseen 51 por ciento del fabricante de camiones sueco.