"Creo que este esquema (de fraude) puede superar los mil millones de dólares", manifestó Gilles, lo que convertiría esta presunta estafa diseñada por el abogado Scott Rothstein en una de las mayores ocurridas en el sur de Florida.
Miami, EU.- La supuesta estafa mediante un esquema Ponzi (tipo piramidal) urdido por un abogado del condado de Broward, al norte de Miami, puede superar los mil millones de dólares, señaló hoy un agente especial de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

En una rueda de prensa, el agente del FBI John Gilles indicó que la presunta estafa puede haber afectado además a miles de inversores tanto en territorio estadounidense como en el extranjero.

"Creo que este esquema (de fraude) puede superar los mil millones de dólares", manifestó Gilles, lo que convertiría esta presunta estafa diseñada por el abogado Scott Rothstein en una de las mayores ocurridas en el sur de Florida.

Estas declaraciones se dan mientras el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) y el FBI intentan identificar a posibles víctimas de Rothstein, letrado de la firma Rothstein Rosenfeldt Adler, quien presuntamente operó bajo el método piramidal un supuesto fraude a inversionistas con la promesa de grandes dividendos.

La Fiscalía ha acusado a Rothstein de urdir desde 2005 un supuesto fraude millonario, aunque todavía no se le han presentado cargos criminales.

Gilles dijo que quizá tarden semanas en presentar cargos contra Rothstein, de 47 años.

El FBI y el IRS buscan también a "individuos que dispongan de información que pueda resultar útil en la investigación".

La demanda de la Fiscalía fue presentada el pasado lunes, cuando agentes del FBI y el IRS embargaron vehículos y embarcaciones de lujo propiedad de Rothstein e intervinieron sus cuentas bancarias.

Según la Fiscalía, Rothstein ofreció a los inversores rentabilidades inusualmente altas, de al menos el 20 por ciento, mediante el pago de sumas que supuestamente se habían obtenido mediante determinados acuerdos legales.

La investigación de la Fiscalía estableció que tales "acuerdos legales nunca existieron y que todo el esquema de inversiones fue un fraude".

A principios de noviembre, su socio fundador, Stuart Rosenfeldt, y la firma presentaron en un tribunal del condado una reclamación contra Rothstein, mientras intentaban conseguir la disolución de la asociación y poner el despacho, que cuenta con unos 70 abogados, bajo supervisión de los tribunales.

"Las circunstancias sugieren que el dinero de inversionistas puede haber sido mal utilizado por Rothstein, que controlaba diversos fondos de cuentas", señala la reclamación presentada en los tribunales por la firma de abogados.

Colegas de la firma creen que Rothstein pudo haberse apropiado de forma indebida de millones de dólares de inversionistas mediante un esquema financiero que operó aparte.

Rothstein posee una mansión en Fort Lauderdale por valor de 6,4 millones de dólares, propiedades en Manhattan y Rhode Island y una colección de vehículos, entre otros un Bentley descapotable, un Lamborghini y un Rolls-Royce.

El valor de las propiedades embargadas supera los 18 millones dedólares.

El esquema Ponzi consiste, en general, en prometer elevadas rentabilidades por las cantidades que las personas confían y pagarlas con el dinero que entran de nuevos inversores, sin que en realidad exista un negocio sólido que respalde las actividades.