Washington.- El gigante hipotecario estadounidense Freddie Mac anunció hoy que necesita 30.800 millones de dólares en fondos de emergencia del gobierno para enfrentar las pérdidas de 23.900 millones de dólares registradas en el cuarto trimestre de 2008.
La empresa, que junto a la mayor Fannie Mae concentran alrededor de la mitad de todas las hipotecas estadounidenses, se vio fuertemente golpeada por la crisis en el mercado inmobiliario local.

En consecuencia, el gobierno estadounidense tomó control de las operaciones de Freddie Mac y también de Fannie Mae a principios de septiembre del año pasado. Ambas habían sido fundadas por el Estado para promover la adquisición de viviendas.

A principios de año, Freddie Mac pidió de 30.000 a 35.000 millones de dólares al gobierno, cuando ya había obtenido en noviembre del año pasado 13.800 millones de dólares.

En el marco de la crisis, el jefe ejecutivo de Freddie Mac, David Moffett, renunció a comienzos de mes tras sólo seis meses de gestión.

Las autoridades gubernamentales señalaron que se trató de una decisión personal y que la administración del presidente Barack Obama no había ejercido ningún tipo de presión sobre Moffett.

El 13 de marzo asumirá la dirección de la entidad un jefe interino.