El vuelo de la aerolínea económica One-Two-Go Airlines llevaba 123 pasajeros y siete tripulantes desde Bangkok a Phuket cuando derrapó
Los investigadores proseguían el lunes la búsqueda en medio de los restos calcinados de un avión que se estrelló y mató a 89 personas en la isla turística de Phuket, mientras un funcionario expresó que los fuertes vientos podrían haber provocado el accidente.

El vuelo de la aerolínea económica One-Two-Go Airlines llevaba 123 pasajeros y siete tripulantes desde Bangkok a Phuket cuando derrapó por la pista del aeropuerto el domingo al aterrizar en medio de un clima ventoso y lluvioso.

El avión se incendió y algunos de sus pasajeros quedaron atrapados en medio de las llamaradas, mientras otros rompieron las ventanillas para escapar.

Una lista extraoficial de la cancillería tailandesa mostró que entre los muertos había seis británicos, tres israelíes, dos estadounidenses, dos franceses, un australiano, un alemán, un iraní, un irlandés y un sueco.

La lista, sin embargo estaba incompleta ya que aún faltaban de identificar más de 30 muertos extranjeros.

El viceministro de Transporte Sansern Wongcha-um expresó a la prensa que 89 personas, entre ellas 53 extranjeros, murieron en el accidente, y otras 41 resultaron heridas.

Fue el peor accidente aéreo de Tailandia de los últimos 10 años.

El mayor general Santhan Chayanon manifestó que los cadáveres de las víctimas extranjeras permanecerán en contenedores refrigerados en el aeropuerto hasta que sus familiares los reclamen.

Los investigadores dijeron que habían recuperado las dos cajas negras con grabaciones del vuelo y esperaban que les ayudaran a encontrar algunas de las respuestas sobre el accidente en pocas semanas.

Llevará semanas analizar la información, expresaron las autoridades.

''Aún no podemos decir qué causó el accidente'', declaró el ministro de Transporte Theera Haocharoen.

''Los funcionarios han encontrado las cajas negras y las enviaremos a Estados Unidos para que las analicen. Con suerte, en pocas semanas sabremos la causa del accidente''.

Kajit Habnanonda, presidente de la empresa Orient-Thai Airlines, propietaria de One-Two-Go, dijo que el cambio repentino en la velocidad del viento era una posible causa del accidente.

''Es posible que el accidente del avión haya sido causado por un cambio repentino en la velocidad del viento'', manifestó Kajit, y agregó que las fuertes lluvias podrían haber ayudado a que el avión se resbalara en la pista.

El piloto, de Indonesia, y el copiloto, de Tailandia, también murieron en el accidente.

El aeropuerto de Phuket, que había sido cerrado tras el accidente, volvió a operar el lunes en la tarde.