Kabul, Afganistán.- Seis oficiales de las fuerzas de EU destacadas en Afganistán han recibido una "reprimenda" o "amonestación" por los errores que llevaron el pasado febrero a la muerte de 23 civiles en una operación militar.
En un comunicado difundido hoy, el comandante de las fuerzas estadounidenses, el general Stanley McChrystal, expuso los resultados de una investigación sobre aquel ataque, que reveló "varias deficiencias en el entrenamiento, las comunicaciones y la toma de decisiones" del contingente.

McChrystal, quien también comanda la fuerza ISAF de la OTAN en Afganistán, entregó esta semana al presidente afgano, Hamid Karzai, los resultados de la investigación y le explicó las medidas adoptadas.

Entre ellas, el general ha levantado "memorandos de reprimenda" a cuatro oficiales y "memorandos de amonestación" a dos oficiales de menor grado por su responsabilidad en los hechos.

Un total de 23 civiles fallecieron y 12 resultaron heridos el pasado 21 de febrero en un bombardeo de las fuerzas estadounidenses contra un convoy de vehículos en la provincia de Uruzgán (sur), que fue confundido con un grupo de insurgentes.

En la operación participaron una unidad de fuerzas especiales de EU con apoyo de la aviación y del personal a cargo de un avión no tripulado Predator.

La investigación concluyó que el personal del Predator "dio informes incorrectos" y que los puestos de mando sobre el terreno "erraron a la hora de analizar la situación", de modo que el comandante de la fuerza "careció de una comprensión clara de quién iba en los vehículos" y de la dirección de estos.

Más aún, "el personal del Predator ignoró o minimizó la información de que el convoy no era una fuerza atacante".

Citado en el comunicado, Karzai expresó su confianza de que las fuerzas de EU adoptarían las "acciones apropiadas con respecto a aquellos involucrados en el incidente y, más importante, las medidas para prevenir" otros similares en el futuro.

Entre las medidas, McCrystal anunció que el mando estadounidense hará "cambios" en el entrenamiento para operaciones contra la insurgencia.

También dijo que la Dirección de Entrenamientos de las Fuerzas de EU y el mando de la ISAF desarrollarán un "equipo móvil de entrenamiento para evaluar y entrenar a las unidades de puestos de mando sobre el terreno en operaciones antiinsurgencia".

De los 2.412 civiles fallecidos en el conflicto afgano en 2009, 596 perecieron en operaciones de las fuerzas afganas e internacionales, el 60 por ciento de ellos a causa de ataques aéreos como el de Uruzgán, según datos de la misión de la ONU.