Lima, Perú.- El ex presidente Alberto Fujimori responderá este viernes por primera vez a un juez peruano por el allanamiento que ordenó hace siete años a la casa de su ex asesor, Vladimiro Montesinos, al iniciarse los procesos en su contra por corrupción y violación de derechos humanos.
El interrogatorio estará a cargo del juez instructor supremo Pedro Urbina en la sede del cuartel de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía (este de Lima), donde el ex gobernante está detenido desde el 22 de setiembre luego de llegar extraditado el 22 de setiembre de Chile.

"El ex presidente dirá toda su verdad sobre esa acusación, se ha venido preparando durante todos estos días, así que la defensa del caso está concluida y definitivamente se trabajará con pruebas", aseguró César Nakazaki, abogado del extraditado.

Fujimori, quien se encuentra con la salud estabilizada, combina sus tareas de preparación de su defensa con clases de pintura que ha comenzado a tomar esta semana, acatando una orden penitenciaria que ordena a los reclusos estudiar o trabajar tres horas diarias. Fujimori optó por el arte.

A las preguntas del juez instructor se sumarán las del fiscal supremo, José Pereyra, quien tiene un listado de 40 interrogantes y ha solicitado que se imponga al acusado la pena de siete años de cárcel.

Varios centenares de militantes fujimoristas se concentrarán ante la sede policial hacia las 14H00 locales (19H00 GMT), hora a la que debe iniciarse la diligencia judicial, "en una demostración pacífica pero de respaldo al ingeniero Fujimori", informó su vocero de prensa, el congresista Carlos Raffo.

El caso "allanamiento" es un proceso abreviado en el que la etapa de investigación concluyó y sólo falta la declaración del ex presidente para luego dictarse sentencia.

La justicia ya condenó a otros implicados en este caso, quienes aceptaron que actuaron bajo órdenes directas de Fujimori.

Las preguntas al ex presidente girarán en torno a por qué utilizó a un oficial del Ejército para hacerse pasar por fiscal en el allanamiento de la casa de Montesinos, lo que implica usurpación de funciones.

Otras interrogantes tienen que ver con el destino de numerosas maletas que extrajo de la vivienda y sobre las razones que lo indujeron a demorar seis días en entregarlas a las autoridades judiciales.

El allanamiento se produjo en noviembre de 2000, en los días finales de la década de gobierno fujimorista que acabó en medio de un escándalo de corrupción, protagonizado por Montesinos, llamado el "Rasputín de los Andes" y quien fue la eminencia gris de su régimen.

Esa intervención habría sido realizada para buscar videos que podrían comprometer al entonces mandatario en actos de corrupción, teniendo en cuenta que Montesinos solía grabar en videos reuniones con encumbrados personajes -sin que éstos lo supieran-, a quienes luego sometía a chantaje.

Muchos de esos videos salieron a luz tras el descalabro del régimen de Fujimori y constituyeron pruebas contundentes contra el propio Montesinos y sus interlocutores.

En total son siete procesos que afrontará Fujimori, pero la Corte Suprema los agrupó en tres "megajuicios", que comenzarán a ventilarse el 26 de noviembre, y el juicio sumario de allanamiento, con el fin de agilizar la carga procesal.

El más grave es el proceso sobre violaciones a los derechos humanos que se refiere a dos matanzas en las que murieron 25 personas entre 1991 y 1992, y los secuestros de un empresario y un periodista. Este juicio podría significarle a Fujimori una condena de hasta treinta años de cárcel.

La justicia peruana señala que un condenado en mútiples casos sólo paga con cárcel la pena más alta que haya recibido y no la suma de todas las condenas.