Notimex
Cd. de México.- Luego de casi un año de remodelación y mantenimiento a las instalaciones de lo que fue la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores durante 41 años, hoy fue inaugurado el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, de la UNAM.
El acto inaugural, que se llevó a cabo en la Sala Juárez, de ese centro cultural, estuvo presidido por el rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente.

Le acompañaron el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard; el Coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, Gerardo Estrada; el director de este Centro, Sergio Raúl Arroyo, y la escritora y periodista Elena Poniatowska, entre otras personas.

Gerardo Estrada manifestó que ese sitio, nuevo centro de arte, y cultura, que fue fruto de un acuerdo de los entonces jefe de gobierno, Andrés Manuel López Obrador, y el canciller Luis Ernesto Derbez, para que las históricas instalaciones de la cancillería fueron entregadas a la UNAM.

Ello con el propósito de crear un espacio cultural que anime, a través de diversos proyectos culturales, la zona norte de la capital del país.

Agregó que el inmueble se suma al rico patrimonio arquitectónico de la Universidad Nacional Autónoma de México para cumplir con las funciones de extender con la mayor amplitud posible los beneficios de la cultura.

Comentó que en estas instalaciones se vivieron muchos capítulos de la historia diplomática de México, como la firma el Tratado de Tlatelolco contra la proliferación de las armas nucleares.

Adujo que a ellos se suman los valores sociales que han hecho de Tlatelolco un lugar histórico en nuestra historia desde la época prehispánica hasta el último de ellos, los acontecimientos de 1968, vinculados profundamente a la vida universitaria.

El rector De la Fuente, dijo Estrada, "nos instruyó para hacer de este centro lo que debía de ser y para ello acudimos a la experiencia de muchos universitarios, especialistas en distintas disciplinas que aportaron sus conocimientos y sabiduría para hacer lo que hoy es una realidad".

La primera etapa del proyecto, que tuvo un costo estimado de 60 millones de pesos, en la primera entrega que está circunscrita en 5 mil 438 metros cuadrados, corresponde a los denominados cuerpos bajos del complejo arquitectónico.

Sigue
Funciona desde hoy/dos/arquitectónico. .
Los primeros cuatro proyectos sustantivos son: el Memorial del 68; el espacio de Unidad de Seminarios que albergará 3 salas de conferencias, el Auditorio Alfonso García Robles, la sala Juárez y el Aula Magna

Asimismo está la Colección Andrés Blaisten, muestra que se compone de 640 piezas, de las cuales hoy están exhibidas 162 y un área destinada a exposiciones temporales, con presencia de diversos artistas, la cual iniciará con una exposición de María Izquierdo.

El Memorial del 68 pretende ser una invitación a la reflexión sobre los acontecimientos a nivel nacional e internacional de esa década y los inicios de la siguiente, es concebido como una experiencia informativa y educativa, basada en una combinación de medios electrónicos y materiales.

Es también un reconocimiento a las víctimas de los acontecimientos de 1968, a los jóvenes quefueron privados ilegalmente de su libertad, señaló Estrada.

En la unidad de Docencia existen aulas para impartir inicialmente cursos de informática e inglés y paulatinamente se incluirán talleres de artes escénicas, música, literatura y diferentes disciplinas audiovisuales.

El Centro nace para servir a los habitantes del norte de la Ciudad de México y al país y a los visitantes, mostrando lo mejor de nuestra cultura y un testimonio vivo de un capítulo reciente de nuestra historia, y agregó que éste es un espacio de libertad, de crítica, pero sobre todo de diálogo, concluyó.

Juan Ramón de la Fuente, rector e la UNAM, sólo ofreció la ceremonia a la memoria del ex rector Javier Barros Sierra.

La escritora y periodista Elena Poniatowska, después de hacer una remembranza de los sucesos sangrientos del 2 de octubre de 1968 en el contexto mundial, en los que muchos murieron y en donde fueron arrestadas 2 mil estudiantes, apuntó que es de toda justicia que Tlatelolco, en el que cayeron universitarios y politécnicos, pertenezca hoy a la Universidad e insistió en que se castigue a los responsables.

Agregó que esclarecer los hechos es el mejor homenaje que pude rendírseles a las víctimas y abundó que es la Universidad la que convertirá esa plaza en una "lámpara votiva, como lo pidió José Alvarado", destacado periodista y escritor ya fallecido, exrector de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Como parte de las actividades en ese centro cultural se llevó a cabo la presentación del diccionario denominado "El náhuatl en el español de México", coeditado por la UNAM y el Gobierno del Distrito Federal, a fin de conocer la riqueza que representa en nuestros días la lengua náhuatl como lengua viva.

El Centro Cultural Universitario de Tlatelolco abrirá oficialmente su puertas mañana martes, con diversas actividades culturales.