Fráncfort.- En los partidos de fútbol de este fin de semana en Alemania se cumplirá un minuto de silencio y los jugadores lucirán un crespón de luto en memoria de las 15 víctimas de un adolescente que cometió una masacre en una escuela secundaria en la localidad de Winnenden, cerca de Stuttgart.
"Estamos profundamente conmovidos", dijo el alto funcionario de la Liga Alemana de Fútbol (DFL) Christian Seifert, quien señaló que se trató de una "tragedia nacional".

El adolescente de 17 años mató a nueve estudiantes y a tres profesoras en su antigua escuela secundaria en el pequeño pueblo de Winnenden. El atacante luego huyó y mató a otras tres personas antes de suicidarse a 40 kilómetros del lugar durante un tiroteo con la policía.