Universal
Lejos del nivel al que nos tiene acostumbrados, el portero del América, Guillermo Ochoa, se quedó estático en los dos goles que Estados Unidos le anotó a México
Con las Aguilas del América nos tiene acostumbrados a sus fenomenales lances y atajadas debajo de los tres palos. Durante la Copa América 2007, fue uno de los pilares en el triunfo de México 2-0 sobre Brasil, pues gracias a su elasticidad y capacidad de reacción evitó una remontada de la verdeamarela. Incluso, ha despertado rumores que dan por un hecho que podría jugar en algún club europeo.

En concreto, actualmente es considerado el mejor portero del futbol mexicano, pero... ¿dónde quedó Guillermo Ochoa?

El portero azulcrema que continuamente hace vibrar a los aficionados con sus grandes "salvadas", ahora destacó por su ausencia en el duelo amistoso entre México y Estados Unidos, en Houston, y lo más preocupante, estando en el terreno de juego vistiendo la casaca de la selección nacional.

Paco Memo fue titular en el duelo que terminó empatado 2-2, y aunque suene algo extraño, estuvo ahí... pero no estuvo.

Y es que en los dos goles con los que Estados Unidos aventajó a la selección mexicana, lejos de arrojarse para desviar el balón a como de lugar, en las dos ocasiones Ochoa se quedó estático, viendo pasar el esférico.

Al minuto 29 de la primera mitad, Estados Unidos se fue al frente 1-0 en el marcador. Landon Donovan cacó un centro por derecha y Onyewu ejecutó un cabezazo cruzado, mandando la pelota hasta el segundo palo de la portería que resguarda el americanista, quien lejos de hacer el intento por atajar el esférico, se quedó inmóvil, moviendo únicamente la cabeza a la par de la trayectoria del balón, pensando probablemente que éste abandonaría la cancha por la línea de meta, pero no fue así, pues fue el primer tanto para los estadounidenses.

Cinco Minutos después México ya había empatado el encuentro por conducto de Jonny Magallón, pero otra vez, al minuto 39, Estados Unidos se fue al ataque por conducto de Drew Moor, quien mandó un trazo largo desde el carril derecho, el esférico llegó hasta la zona donde ya esperaba Josmer Altidore, quien remató de cabeza y Paco Memo Ochoa de nuevo se quedó parado sólo para atestiguar la segunda anotación del equipo dirigido por Bob Bradley.

Incluso, dos minutos después, en el gol estadounidense que fue invalidado por el silbante tras señalar fuera de lugar, Guillermo Ochoa no reaccionó a tiempo, como suele hacerlo, y se lanzó tardé para atajar un disparo raso que ejecutó Clint Dempsey y que pudo significar el 3-1 para el cuadro local.