Universal
Con la dimisión de Flavio Galván a la presidencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF, también conocido como Trife) los trabajos de la justicia electoral mexicana se destrabaron, señalaron magistrados del órgano jurisdiccional.
Los magistrados Salvador Nava Gomar y Manuel González Oropeza afirmaron que el escándalo en que estuvo involucrada la ex asesora personal de Galván, Norma Inés Aguilar León, afectó la imagen del máximo tribunal electoral.

Junto con la presidenta magistrada María del Carmen Alanís, participaron en un foro en EL UNIVERSAL.

Nava Gomar destacó el cambio que ha ocurrido tras la salida de Galván de la presidencia del TEPJF.

"Ha sido espectacular: en cursos, congresos, contrataciones, planeación estratégica, en depuración de personal, ejercicio y planeación de presupuesto, en contacto con los trabajadores", dijo.

Agregó que como titular de la Comisión de Transparencia del Tribunal tuvo dificultades con la presidencia de Galván "para implementar algunas políticas que se abrieron de inmediato con la actual presidencia".

Los miembros del TEPJF desean que lo que se debata sobre el Tribunal sean sus resoluciones y no problemas administrativos, señaló por su parte la magistrada presidenta Alanís.

"Estamos conscientes que cualquier cuestionamiento administrativo afecta a la institución. No queremos que se vincule al Tribunal con malos manejos, corrupción y escándalos, sino (que se vea) como la máxima autoridad electoral", abundó.

El pasado viernes la Comisión de Administración determinó que Aguilar León violó los principios de legalidad, honradez, imparcialidad y lealtad al incurrir en conflicto de intereses durante el proceso de compra-venta de un inmueble.

Respecto a una eventual renuncia de Galván a su cargo de magistrado, González Oropeza expresó: "No depende de nuestra voluntad que se vaya o se quede, depende de él".