La medida afectaría gravemente a la industria. Foto: Archivo
El Universal
Sostiene la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas que catalogar a la leche entera como no recomendable en las escuelas puede provocar la pérdida de unos 200 mil empleos permanentes en el sector
Haber catalogado a la leche entera como una bebida, junto con los productos lácteos no recomendables en su consumo en las escuelas, las secretarías de Salud y Educación puede provocar la pérdida de unos 200 mil empleos permanentes en el sector lechero, ya que esa desinformación derivará en la reducción significativa del consumo, sostuvo Salvador Alvarez Morán, secretario General de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG).

En entrevista, el dirigente subrayó que los titulares de Salud, José Angel Córdova Villalobos, y de Educación, Alonso Lujambio, deben saber que la leche no es una bebida, sino un alimento, y de los más completos, al contener proteínas, grasas y carbohidratos que son nutrimentos de la más alta calidad, y al incluir en la ingesta cantidades importantes de vitaminas del complejo B, como la tiamina (B1), riboflavina (B2) y cianocobalamina (B12).

Aseguró que ese sector produjo el año pasado un promedio de 10 mil 800 millones de litros de leche y aportó el 22.6% del valor de la producción pecuaria, con 51 mil 838 millones de pesos en promedio.

Además, cuenta con 2.2 millones de vacas lecheras especializadas y 4.6 millones de doble propósito y se practica en 790 mil unidades de producción, de las cuales 114 mil son especializadas y 318 industria formales.

Denunció que México importa alrededor del 30% del consumo de leche y lácteos, situación que se podría revertir con una política que ayude a aumentar la competitividad y rentabilidad del sector.

Sería conveniente, consideró, que el gobierno federal conforme un organismo que se haga responsable de coordinar los esfuerzos de diferentes instituciones y actores para impulsar al sector desde todos los aspectos relevantes, como presupuesto, programas, planes y políticas de largo plazo.

Al referirse a las propiedades de la leche entera, destacó que en la grasa de la leche se encuentran algunos de los nutrientes más importantes como son las vitaminas A, E y D.

El valor energético de la leche entera contiene 3% de grasa y es de 58 kilocalorías por cada 100 mililitros.

Además, los fosfolípidos de este alimento, ayudan a reducir los niveles de colesterol malo en la sangre, inhibiendo su absorción.

Señaló que en múltiples estudios clínicos y epidemiológicos se ha demostrado que la leche entera contiene ácidos grasos, benéficos para la salud cardiovascular, y otros componentes ayudan a prevenir el sobrepeso y la obesidad, al aumentar la rapidez de la saciedad.

Incrementar la masa muscular o bien, al inhibir la absorción de la grasa a través del intestino.

Dijo que el consumo de leche equivalente (leche, quesos, yogur, otros) en México es de alrededor de 117 kilogramos por persona, cantidad por debajo de lo recomendado por la FAO, que es de 188 kilogramos per capita.

En otros países, como Suiza, consumen el doble de esta recomendación y su índice de obesidad es menor al de nuestro país, lo que deja claro que la leche no es un factor que contribuya a la obesidad, como lo ha estado señalando la Secretaría de Salud.