Sao Paulo, Brasil.- General Motors de Brasil convocó ayer a los propietarios de 29 mil autos ensamblados entre enero y agosto para sustituir tornillos en la suspensión y asientos, informó la propia empresa.
El llamado abarca los modelos Corsa, Montana, Meriva, Blazer y S-10 Doble Cabina. La lista incluye 5 mil 194 autos Corsa exportados a México, además de 6 mil 652 Montana.

En los Corsa y Meriva los tornillos de la suspensión delantera tienen una dureza que comprometen su durabilidad y en ciertas condiciones pueden romperse "con riesgo de accidente", dijo GM en un comunicado.

Asimismo, GM llamó a sustituir los tornillos de los asientos delanteros de los modelos Blazer y S-10 Doble Cabina. La compañía advirtió que esas piezas tienen un tratamiento térmico "inadecuado" por lo que pueden romperse "con riesgo de lesionar a los ocupantes".