DPA/AP
George Clooney despliega su encanto en el Festival de Cine en la presentación de su filme `Michael Clayton'
Venecia.- Lleva años visitando el Festival de Venecia y además tiene una casa muy cerca, en el Lago de Como, donde pasa largas temporadas. Por eso, George Clooney es uno de los astros de Hollywood favoritos de este certamen.

Así quedó demostrado en lo rápido que se agotaron las entradas para las proyecciones de su nueva película y en la cantidad de fans que lo esperaron ayer junto a la alfombra roja.

Este año, Clooney, de 46 años, acudió a la ciudad de los canales en la piel de un abogado encargado de hacer trabajos sucios para su estudio en "Michael Clayton", de Tony Gilroy, que compite por el León de Oro.

Una vez más, el actor hizo gala de su buen humor ante la prensa. Comenzó saludando en italiano. Luego respondió casi siempre con una broma a las preguntas.

Así, dijo, por ejemplo, que lo único que no le gusta del director Gilroy es que es más guapo que él y aseguró que el secreto de su buen estado físico es "bailar mucho".

Eso sí, no reveló nada sobre su supuesto idilio con la actriz chilena Leonor Varela, aunque según los rumores ésta también se encuentra en Venecia.

Tras la rueda de prensa, Clooney se prestó sin problemas a las fotos y desfiló sonriendo por la alfombra roja, que ya recorrió hace dos años cuando presentó su exitoso trabajo como director, "Buenas Noches y Buena Suerte".

A seguir trabajando.

Una vez que haya abandonado Venecia, volverá a centrarse en su siguiente película como director, "Leatherheads", comedia romántica con él y Renée Zellweger como protagonistas, y en lo nuevo de los hermanos Coen, "Burn After Reading".

Incomoda a Clooney una pregunta

Por unos momentos, George Clooney quedó como el malo de la película al no responder a una pregunta sobre su compromiso con la firma Nestlé.

En la cinta "Michael Clayton" el actor es un mediador en una firma de abogados que se enfrenta a una multinacional alimenticia, cuyos responsables ocultaban a los ciudadanos que uno de sus productos estrella era cancerígeno.

Con ese motivo, una periodista preguntó a Clooney en la rueda de prensa si podía explicar la incoherencia entre la interpretación de ese papel y el hecho de que él anuncie "'Nespresso', propiedad de la firma Nestlé, una de las multinacionales más boicoteadas del mundo".

Clooney, que mantuvo la sonrisa, comenzó por negar su trabajo para la firma Nestlé, aunque se corrigió cuando la periodista insistió en que "Nespresso" pertenece a la sociedad suiza.

En ese momento, el también director respondió: "No me voy a disculpar con usted por ganarme la vida de vez en cuando...".

Y, sin perder la sonrisa, pero titubeante, continuó: "La verdad es que conozco mucho trabajo que la gente boicotea en países, sabe, en Sudán... Así que no voy, sabe, a tratar de reconciliar esas dos respuestas... Yo trabajo... Bueno, realmente, no tengo una respuesta para usted a esa clase de pregunta irritante...".