Universal
México.- Luego de descartar que tenga pacto alguno con Manuel Espino, actual líder nacional del PAN, Germán Martínez, aspirante a encabezar ese partido, urgió una revisión del instituto para analizar las pérdidas electorales
Germán Martínez, único candidato a la dirigencia nacional del PAN, aseguró que no existe un pacto con Manuel Espino Barrientos, actual dirigente de Acción Nacional.

"Es absolutamente falso. Manuel Espino y yo representamos distintos tonos de azul y no hay ningún pacto", dijo en entrevista con EL UNIVERSAL.

En cambio, Martínez Cázares dejó en claro que se debe hacer un análisis dentro de su partido para evaluar los resultados electorales que dependieron en buena medida de la actual dirigencia nacional, encabezada por Espino.

"Me duele mucho la derrota en la contienda por la gubernatura en Michoacán, pero yo no formo parte de los órganos de Acción Nacional, de ninguno. Creo que hay que hacer una autocrítica en el partido, sobre los resultados electorales y de las gubernaturas", dijo.

El ex funcionario del gobierno federal se deslinda de los resultados electorales en Michoacán. Tampoco tendrá mucho que ver en los próximos que habrá en febrero de 2008, en Hidalgo, Quintana Roo y Baja California Sur -cuando ya esté al frente del Partido Acción Nacional- pues los candidatos ya fueron elegidos en la actual dirigencia del partido.

-¿No hubiera sido bueno empezar con un triunfo en el estado de Michoacán?

-Aún no he empezado ni he designado yo a los candidatos que ya jugarán en febrero próximo. Yo no formo parte de ningún órgano del partido, ni del Comité Nacional, el Consejo Estatal, el comité en Michoacán o el Consejo Estatal de Michoacán.

De sus declaraciones en Yucatán, Martínez Cázares dijo que no era nada personal hacia nadie y que lo único que él pedía era unidad en su partido y no división, para que no sucediera lo que en las pasadas elecciones yucatecas. Martínez dijo que ningún panista debía "orinarse" en el partido, palabras que fueron tomadas de manera negativa por algunos panistas.

"A nadie señalé en particular y nadie debe ofenderse. Lo que quise decir es que nadie debe estar por encima del Partido Acción Nacional y debemos cuidar a nuestro instituto. No fue señalamiento ni nunca he hecho señalamiento personal en toda mi campaña en contra de nadie", dijo.

-Se habla de que hubo un pacto en Quiroga durante las pasadas elecciones en las que estuviste en Michoacán, con Manuel Espino.

-No hay ningún pacto, no hay ningún acuerdo. Es absolutamente falso. Manuel Espino y yo representamos distintos tonos de azul. Sí vi en Quiroga a Manuel Espino, pero fue una simple cortesía. Estoy sujeto solamente a la voluntad del Consejo Nacional y a ninguna otra.

Sobre las derrotas electorales, Martínez Cázares explica que en su mayoría éstas se deben a los candidatos, en primer lugar, al partido, en segundo, y a la oferta de campaña, en tercer lugar. "Yo creo que parte de la explicación de los triunfos y las derrotas tiene que ver con los candidatos. Hay una relación implícita entre la derrota y la victoria y el candidato. La otra parte es el partido, y la otra, la oferta de campaña creíble".

-¿Y la elección de estos candidatos?

-Yo no formo parte de ningún órgano del partido. De ninguno. Me duele mucho la derrota en la contienda por la gubernatura en Michoacán, pero yo no formo parte de los órganos de Acción Nacional.

-¿Y no podemos decir que Manuel Espino tuvo cierta responsabilidad?

-Yo creo que hay que hacer una autocrítica sobre los resultados electorales y de las gubernaturas.

-¿Y la crítica que hiciera en Yucatán?

-Es un asunto local. Para que se entienda localmente. Yo lo único que dije es que la diferencia entre Baja California y Yucatán es que el Partido Acción Nacional en Baja California está unido y en Yucatán está dividido. Y lo único que queremos es la unidad del partido, independientemente de los localismos. Que sólo se entienden acá. En Yucatán perdimos, entre otras cosas, porque el partido se dividió y en Baja California no, porque se unió.

La entrevista se realizó en la casa paterna, donde nació Germán Martínez, en Quiroga. Una casa con una fachada sencilla, de ventanas y puertas pequeñas, dealuminio.

"Se equivocan adentro y afuera del partido quienes creen que queremos reeditar el partido de Estado. Este partido dejó atrás para siempre la negra noche del partido de Estado y el PAN lo combatió por más de medio siglo. No vamos a reeditar lo que fuimos capaces, para bien, de destruir", dijo.

Al preguntarle cómo consiguió el apoyo de quienes fueran antes sus adversarios políticos dentro de su propio partido, como el gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, o el coordinador de los senadores panistas, Santiago Creel, Martínez Cázares respondió: "Los fui a atender, les brindé confianza" y en otros casos, "les hice ofrecimientos".