La Jornada
México, D.F.- Anoche concluyó el plazo para registrar candidatos a la dirigencia nacional del PAN sin que se haya presentado un segundo aspirante a dicho cargo.
De esta manera, el calderonista Germán Martínez Cázares se convirtió oficialmente en el único postulante a la jefatura del blanquiazul.

En el camino se quedaron los senadores Humberto Aguilar y Felipe González, el diputado Gerardo Priego e Isaac Gamaliel del Real Chávez, un militante del estado de Nayarit que de último momento trató de obtener el apoyo de los consejeros para inscribirse en el proceso de sucesión.

La candidatura única de Martínez Cázares ya se preveía desde hace varias semanas, debido a que el calderonista logró establecer alianzas con diversas corrientes del blanquiazul que ya no vieron necesario postular a sus propios abanderados.

Sumado a ello, hubo quien prefirió dejar de participar en la contienda por considerar que se estaba utilizando la estructura de gobierno para favorecer al ex secretario de la función pública y ello hizo francamente inequitativo el proceso de elección.

Pese a tales cuestionamientos, los secretarios generales del PAN, José Espina y Carlos Abascal, defendieron el carácter democrático de la contienda y su legitimidad.

Sin embargo el hecho de que Germán Martínez sea el candidato único y por lo tanto tenga vía libre para la presidencia del PAN, conlleva varios retos.
Javier Corral, ex senador, dijo que el desafío de un proceso como éste en el que no habrá competencia, es que el candidato pueda llegar a ser no sólo un candidato de fuerza mayoritaria, sino de unidad partidista incluyente.