General Motors y el sindicato United Auto Workers (UAW) reanudarán en las próximas horas las negociaciones sobre el contrato colectivo tras decidir a las 03.00 de la madrugada de hoy (07.00 GMT) hacer una pausa.
Washington, EU.- El fabricante de automóviles y el sindicato están involucrados en una ronda de negociaciones maratonianas para conseguir un acuerdo que evite la convocatoria de una huelga por parte de los representantes de los trabajadores. El anterior contrato colectivo expiró el pasado viernes.

UAW decidió este año que las negociaciones con GM serán las que sirvan de modelo para el contrato colectivo con los otros dos fabricantes de automóviles estadounidenses, Ford y Chrysler.

Fuentes sindicales señalaron que los principales obstáculos para llegar a un acuerdo se centran en las aportaciones económicas de la empresa para financiar las prestaciones sanitarias, salarios y las garantías de mantenimiento de puestos de trabajo.

General Motors quiere que UAW se haga cargo de un fondo, financiado por GM, que gestione las responsabilidades de las prestaciones sanitarias a empleados, jubilados y familiares dependientes. Se estima que estas responsabilidades suman unos 50.000 millones de dólares.

GM también quiere que UAW acepte la reducción de salarios para aumentar su competitividad con respecto a los fabricantes extranjeros.

El periódico The Detroit News señaló en su edición de hoy que los consejeros delegados de GM (Rick Wagoner), Ford (Alan Mulally) y Chrysler (Robert Nardelli) mantuvieron una conferencia telefónica el pasado sábado para discutir el progreso de las negociaciones.

El fracaso de las negociaciones entre GM y UAW significará la huelga general en todo el sector.