Notimex
El gobierno colombiano consideró "imposible" una negociación de paz con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a las que acusó de carecer de voluntad para buscar salidas a la guerra interna.
Bogotá.- El alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, dijo en entrevista con el diario bogotano El Tiempo que "las FARC lo único que quieren es fortalecerse militarmente" y no tienen interés en negociar con la administración del presidente Alvaro Uribe Vélez.

"Para ellas el diálogo es apenas una táctica para armarse. Por eso, no les sirve conversar con este gobierno, porque no permitimos que nos vuelvan a hacer conejo (trampa). El país debe mirar con claridad esta realidad", subrayó el funcionario.

Consideró que la muerte hace un año del jefe de las FARC, Raúl Reyes, en un ataque de tropas colombianas a un campamento clandestino de esa guerrilla en Ecuador, llevó a una 'desmoralización muy grande' de su estructura.

'La muerte de Raúl Reyes divide en dos la historia de las FARC: si ellos tenían alguna opción militar o política seria, la perdieron después de la muerte de Reyes", sostuvo.

Restrepo también descartó por ahora un diálogo con el rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN), organización de la que dijo "es especialista en hablar, hablar y hablar y no decidir" nada en el tema de la paz.

Recordó que el gobierno colombiano dialogó 'dos años largos' y se dejó incluso listo un texto de acuerdo de base para ser firmado, "pero el ELN decidió que no se desarmaban, no se reinsertaba a la vida civil".

"Fue imposible avanzar en las negociaciones. Hoy son varias bandas dedicadas al narcotráfico que operan en diferentes puntos del país con unos líderes que no están en Colombia y que tratan de cañar (mostrar lo que no es)', aseveró Restrepo.

Según el alto comisionado de Paz, los dirigentes del ELN, la segunda guerrilla activa de Colombia, tratan de mostrar que "mandan una organización cuando en realidad hace rato perdieron el mando" sobre sus hombres.

Colombia arrastra un conflicto armado interno de 45 años, en el que intervienen rebeldes, paramilitares, narcotraficantes y agentes estatales, el cual deja más de 100 mil muertos y cientos de miles de desplazados.