El prinicpal asesor internacional del preisdente brasileño citó la política hacia Honduras, el estancamiento de la Ronda Doha y la falta de compromisos sobre cambio climático, como los temas que 'debe' Barack
El principal asesor internacional del presidente brasileño afirmó el martes que el gobierno del gobernante estadounidense, Barack Obama, ha dejado una cierta ''decepción'' en su primer año de mandato.

Marco Aurelio García, asesor del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, citó la política hacia Honduras, el estancamiento de la Ronda Doha y la falta de compromisos sobre cambio climático como factores que han provocado ''frustración'' en Brasil.

''Entendemos que el presidente Obama enfrenta una situación interna difícil, y eso está provocando una cierta frustración. El presidente Lula continúa con expectativas de un buen relacionamiento con Estados Unidos, pero hay un cierto sabor de decepción que esperamos sea revertido'', declaró García a periodistas.

Agregó que manifestó esa preocupación al subsecretario norteamericano para asuntos del hemisferio occidental, Arturo Valenzuela, y que lo tratará posteriormente con el consejero de seguridad nacional, James Jones.

''Brasil, que mantuvo una relación excelente con el gobierno (de George W) Bush, tiene aún más razón de esperar una relación mejor con el gobierno de Obama'', agregó.

García citó como el factor más preocupante la situación con Honduras, donde Estados Unidos pretende reconocer las elecciones del domingo a contramano de Brasil y la mayor parte de los países latinoamericanos.

''Nos parece lamentable que se quiera limpiar un golpe de estado con un proceso de elección que se realiza en un país que vivió virtualmente un estado de sitio estos últimos meses'', dijo García.

Al citar que Washington ha dado su visto bueno a las elecciones, el asesor de Lula comentó que ''eso no es bueno para el diálogo de Estados Unidos con América Latina''.

''Todo ese clima favorable que se creó con la elección del presidente Obama y que se fortaleció con la reunión de Trinidad y Tobago (Cumbre de las Américas, en abril) comienza a deshacerse'', advirtió Garcia.