Nueva York.- El gobierno estadounidense salió hoy al rescate del vapuleado grupo financiero Citigroup, ampliando considerablemente su participación, que podría alcanzar el 40 por ciento.
La medida se efectuará mediante la conversión de las acciones preferentes del Estado en títulos ordinarios. Además, inversores privados también contribuirán del mismo modo a fortalecer las bases de capital del banco. Está previsto que el acuerdo entre el banco y la Administración de Barack Obama se anuncie oficialmente a lo largo del día.

Por otro lado, Citigroup anunció nuevas amortizaciones de fondos que alcanzan 9.600 millones de dólares (7.500 millones de euros) antes de impuestos.

El banco es uno de las entidades más afectadas en todo el mundo por la crisis financiera. En el consejo de administración del grupo se llevará a cabo una reestructuración: tan pronto como sea posible, la mayoría de miembros serán externos e independientes. Sin embargo, por el momento no se han confirmado las especulaciones sobre la posible retirada del consejero delegado del grupo, Vikram Pandit.

Para la transformación de las acciones ya existentes, con un valor de hasta 25.000 millones de dólares, en títulos ordinarios no se utilizarán nuevas inyecciones de los fondos estatales. Los dividendos quedaron descartados de momento. Y el porcentaje de accionistas se reduce notablemente debido a la nacionalización.

Debido a las amortizaciones retroactivas para 2008, las pérdidas de Citigroup ascendieron el año pasado a 27.700 millones de dólares. Después de impuestos, las pérdidas adicionales se sitúan en 8.700 millones de dólares.

.