El Universal
Las secretarías de Seguridad Pública federal y del gobierno capitalino pretenden instalar 80 cámaras en la Catedral Metropolitana, como parte de un circuito cerrado de televisión para reforzar la vigilancia en el templo.
Rubén Avila, deán del recinto religioso, explicó que el número de cámaras incluso podría ser mayor, pues todavía se están evaluando los puntos, tanto del exterior como del interior de la catedral, donde se requiere instalar el equipo.

"Están todavía revisando el número, que podría incrementarse porque se quiere cubrir absolutamente todos los ángulos exteriores e interiores, y el interior tiene muchos recovecos, muchas capillas, más que nada es por eso", explicó en entrevista al término de la misa dominical.

El sacerdote precisó que la medida se adoptó no sólo por las irrupciones registradas en las últimas semanas en la catedral, sino también porque el sistema de vigilancia con el que contaba el recinto no era suficiente para garantizar la seguridad del acervo cultural e histórico que contiene el templo.

La misa de ayer que ofició el cardenal Norberto Rivera Carrera como cada domingo, transcurrió sin incidentes, aunque algunos fieles llevaron nuevamente mantas de apoyo para el prelado, con las leyendas "los jóvenes apoyan al cardenal" y "defender la vida no es cuestión de política", que mantuvieron en alto durante la liturgia.

El número de agentes de la policía capitalina que dan seguridad a la catedral fue menor que el del domingo pasado, pero, en contraste, las puertas de acceso al templo estuvieron custodiadas por agentes de la empresa privada Seguridad Consultores.

Los guardias privados fueron requeridos para garantizar la seguridad de la cónsul general del Perú en México, Irma Alicia Fassioli, quien asistió a la misa en compañía de un grupo de ciudadanos de aquel país para celebrar la festividad del Señor de Los Milagros, el santo patrono de Perú, cuya imagen sacaron en procesión al término de la liturgia.