Foto: Especial
El Universal
Un sitio de internet difunde imagen que agrede a la primera dama; el buscador se niega a retirarla
WASHINGTON.- Una foto racista, una tormenta de protestas protagonizadas por miles de internautas y una disculpa a escala planetaria. Todo por un fotomontaje ofensivo de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, caracterizándola como una mujer simio de labios abultados.

La imagen alterada de Michelle en internet obligó a Google a ofrecer disculpas públicas por un acontecimiento que ha estado fuera de su alcance y que ha dejado en evidencia no sólo el rescoldo racista que persigue a los Obama desde que llegó a la Casa Blanca, sino los difusos límites a la libertad de expresión que dominan internet.

"Ofrecemos disculpas si ha tenido una experiencia desagradable al usar Google", aseguró la empresa sin hacer mención específica a Michelle Obama, a través de un comunicado para tratar de explicar su decisión de no quitar de forma unilateral la foto ofensiva. "A veces, los resultados de las búsquedas de Google pueden incluir contenido perturbador", se limitó a señalar la empresa. Añadió que "las opiniones expresadas en estos sitios no son de ninguna manera respaldadas por Goggle".

El desagradable incidente de la foto no ha merecido ningún comentario de la Casa Blanca, mientras numerosos blogueros señalan que, dado que internet se ha convertido en un sitio donde cualquiera puede poner cualquier cosa, "el riesgo es que la libertad de expresión muchas veces se convierta en la libertad de ofender". Nadie ha llegado al extremo de exigir a las empresas como Google que censuren a rajatabla todas y cada una de las fotos y contenidos que resulten ofensivos para personas, instituciones o gobiernos.

La página de internet que publicó originalmente la foto decidió retirarla. "Lamento muchísimo el contenido de este artículo", fue la leyenda que apareció en la página web Hot Girls a las pocas horas de que una tormenta de protestas y un bombardeo de demandas exigiera la remoción de la foto.