Por Ernesto Murguía/El Universal
Cd. de México.-Aprovechando la Feria Internacional del Libro como marco para la promoción de su servicio búsqueda de libros, el gigante Google da otro paso hacia una nueva de forma concebir el mercado librero de nuestro país.
Definido por sus creadores como un "sistema gratuito de marketing y venta internacional que sirve como punto de encuentro entre los libros y las personas que buscan información con palabras y frases contenidas en los mismos", este programa existe desde hace tres años.

Según la empresa Statmarket, Google genera 60% del tráfico que se dirige a los sitios web de venta de libros. Si a esto agregamos que muchas personas buscan información en línea de un producto antes de comprarlo, las posibilidades de negocio para los editores (y para todo el mundo: incluso escritores independientes que han autopublicado su trabajo tienen la opción de subirlo al sitio de Google; el único requisito es ser propietario de los derechos de autor). Marco Marinucci, director de Google Book Search Internacional, explica que la función de búsqueda de libros consta de dos programas separados. El primero está encaminado a que los editores realicen la promoción gratuita de sus libros.

"Ellos eligen el porcentaje de cada obra que quieren mostrar en la red. Puede ir desde una página hasta la totalidad del volumen. El segundo programa incluye libros de dominio público, convierte a Google en una gigantesca biblioteca virtual. Estos libros también pueden descargarse y disfrutarse off-line", dijo.

"Al principio había dudas -reconoce Marinucci-. Luego de más de un millón de libros digitalizados y 10 mil editoriales suscritas al servicio, el debate se ha orientado más a compartir experiencias, encontrar nuevas oportunidades".

Y añade: "Es importante aclarar que el futuro del libro no está en duda y nadie piensa que vaya a desaparecer. El objetivo es aprovechar nuevos medios de distribución. Pero el libro en papel sigue siendo insustituible".

Para las editoriales, al principio recelosas de este sistema, los dividendos han sido altos. Un caso de éxito es el de Editorial Siglo XXI, cuyos productos en 2005 tuvieron 5 millones de visitas y 52 mil clics de compra. El Fondo de Cultura Económica y la UNAM son los recién llegados a Google Libros; aunque las condiciones aún no están claras, lo cierto es que sus acervos se encuentran en proceso de digitalización. Y la pregunta surge: ¿cuál es el negocio de Google en todo esto? La respuesta, al menos en teoría, es... ninguna. La empresa no obtiene beneficio alguno en la venta de libros, sus ganancias se limitan a la publicidad. Y los beneficios obtenidos en este rubro se comparten con los editores.