Una de las hijas del tenor italiano Luciano Pavarotti, fallecido el pasado jueves, Giuliana, agradeció hoy el afecto mostrado a su padre durante los funerales, porque ha sido "un tributo de amor intenso".
Roma, Italia.- Giuliana, la pequeña de las tres hijas que Pavarotti tuvo con su primera mujer Adua Veroni, señaló al diario italiano "La Repubblica" que quería dar las gracias a todos tras los funerales "porque ha sido maravilloso. Un tributo de amor intenso".

Para Giuliana, de 39 años, se ha tratado de "una señal increíble de afecto. Papá nos ha dejado llenos".

A los funerales por el tenor, fallecido de un cáncer de páncreas a los 71 años, que se celebraron el pasado sábado, asistieron unas 50.000 personas, según los cálculos del Ayuntamiento de Módena (norte de italia), donde se celebró el rito religioso.

A la ceremonia asistieron unas 800 personas dentro de la Catedral de la localidad natal del tenor, mientras el resto la siguieron en la calle a través de pantallas gigantes situada en dos plazas.

Además, la capilla ardiente que estuvo abierta desde el viernes por la noche hasta pasado el mediodía del sábado, fue visitada por unas 100.000 personas, según la misma fuente.