El Universal
Narcotraficantes de la talla de Juan García Abrego, Osiel Cárdenas, Francisco Javier Arellano Félix, Héctor 'El Güero' Palma, Miguel Caro Quintero y ahora Vicente Zambada Niebla cumplen condenas en cárceles de Estados Unidos.
Tras su captura, Vicente Zambada Niebla se unió a la lista de los narcotraficantes de peso que han caído durante la administración de Felipe Calderón y hoy pasa a formar parte de los grandes capos que cumplen condena en Estados Unidos.

Entre estos últimos se encuentran capos de la talla de Osiel Cárdenas, Miguel Caro Quintero, Juan García Abrego, Héctor "El Güero" Palma y Francisco Javier Arellano Félix, todos en alguna momento principales jefes de sus respectivos cárteles.

"El Vicentillo", hijo de Ismael "El Mayo" Zambada , uno de los principales líderes del cártel de Sinaloa, fue detenido en la ciudad de México el 19 de marzo de 2009, y era buscado para ser procesado ante una Corte Federal en Estados Unidos por los delitos de asociación delictuosa y delitos contra la salud.

Por ello, a casi un año de su detención el gobierno federal lo extraditó a EU, que lo identifica como un integrante del cártel de Sinaloa dedicado a importar y distribuir droga y heroína a ese país.

Zambada Niebla pertenece a la generación de los denominados "narcojuniors", aquellos herederos de los jefes del crimen organizado que se caracterizan por su preparación académica y su estilo en el vestir, alejado del estilo ostentoso y campirano que era sello de los capos de antaño.

Los líderes del Golfo
La vida criminal de Juan García Abrego comenzó asociada a la de su tío, Juan Nepomuceno Guerra, quien colocó los cimientos de la organización criminal ahora conocida como cártel del Golfo.

El capo controló durante gran parte de las décadas de los 80 y los 90 el trasiego de cocaína a Estados Unidos en la zona del Golfo de México, hasta que fue arrestado en Monterrey, Nuevo León, en 1996.

Su extradición a Estados Unidos se dio a inicios de 1997, donde se le imputaron 22 cargos incluyendo lavado de dinero, tráfico de drogas, e intentos de manejar una empresa criminal. Tras un juicio de cuatro semanas, García Abrego fue condenado a once cadenas perpetuas que actualmente cumple en una prisión del estado de Colorado.

Aunado a esas penas, el capo de la droga fue obligado a entregar sus bienes derivados de actividades ilícitas hasta por 350 millones de dólares.

Tras la caída de García Abrego y el asesinato de "Chava" Gómez, otros de los miembros de la organización criminal, Osiel Cárdenas Guillén se erigió como líder del cártel del Golfo.

Fue él quien formó el brazo armado para su protección conocido con "Los Zetas", conformado principalmente por desertores del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE).

Luego de varios años de operar y reactivar las actividades del cártel hasta convertirse en uno de los capos más buscados por las autoridades mexicanas, Cárdenas Guillén fue capturado tras una refriega con elementos del Ejército en Matamoros, Tamaulipas.

En 2005 el gobierno de México concedió a Estados Unidos la extradición del narcotraficante, quien enfrentaba 17 cargos relacionados con el tráfico de drogas, además de lavar más de 48 millones de dólares producto de la exportación a ese país de cargamentos de mariguana y cocaína entre 1999 y octubre de 2001.

Finalmente en enero de 2007 Osiel fue extraditado a EU, donde su caso se encuentra empantanado luego de que la juez a cargo de su caso en Houston canceló todas las audiencias programadas para definir la situación legal del ex líder del cártel del Golfo.

De Sinaloa a Tijuana
La ruptura del cártel de Guadalajara llevó a Héctor "El Güero" Palma a formar una alianza con Joaquín "El Chapo" Guzmán y convertirse así en uno de los líderes del cártel de Sinaloa.

Luego de estar preso por ocho años en una prisión de Estados Unidos, Palma regresó a México para trabajar a lado del ahora narcotraficante más buscado de México. Durante esa alianza el capo se dedicó a corromper a las corporaciones policiacas del país para hacer así más difícil su captura, hasta que en 1995 fue arrestrado cuando el Lear Jet en el que viajaba se estrelló.

Junto a Osiel Cárdenas, "El Güero" Palma fue extraditado a Estados Unidos en 2007 y para febrero de 2008 un juez de la Corte Federal de San Diego, California, lo Condenó a 16 años de cárcel por ingresar alrededor de 50 kilogramos de cocaína a EU.

Otro de los capos reclamados por la justicia estadounidense fue Miguel Caro Quintero, por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de asociación delictuosa, delincuencia organizada y delitos contra la salud, según procesos penales radicados ante la Corte Federal  para el Distrito de Arizona.

La agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) afirma que Miguel Caro Quintero creó el cártel de Sonora de los remanentes del cártel de Guadalajara, que fue cofundado por su hermano Rafael, arrestado en Costa Rica en 1985 por el presunto asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena.

Miguel había sido arrestado ya en 1992 bajo los cargos de evasión de impuestos, aunque fue declarado inocente; la DEA atribuye esta resolución a las amenazas y sobornos que hizo Caro Quintero. Posteriormente, fue arrestado de nuevo en Los Mochis, Sinaloa, en diciembre de 2001.

En lo que respecta al cártel Tijuana, su entonces líder Francisco Javier Arellano Félix fue detenido luego de una persecución a gran escala en agosto del 2006, a bordo de un yate pesquero ante las costas de Baja California. Al ser encausado portaba todavía una camiseta de color naranja, pantalones cortos de diseñador y sandalias.

"El Tigrillo" fue llevado a suelo estadounidense por la Guardia Costera de EU, ya que fue detenido en aguas internacionales. Una vez en la Corte Federal y tras pedir perdón por sus crímenes tanto en México como en Estados Unidos, fue sentenciado a cadena perpetua bajo cargos de encabezar el violento cártel familiar.

Luego de la sentencia su abogado, David Bartick, dijo que Arellano Félix sería enviado a la así llamada prisión Supermax de Florence, Colorado, donde están detenidos los criminales más violentos de Estados Unidos.