Universal
México.- La carrera hacia la recta final de la temporada en la búqueda de un boleto para los playoffs es una garantía de dramatismo y de echar mano de las matemáticas años con año.
En la Liga Americana no es la excepción aunque Boston es el primero en contar con un número mágico, es decir, la cifra de partidos que deben ganar para adjudicarse el banderín de su división. El número es 20.

En las demás divisiones todavía no hay un panorama claro y mucho menos para la definición del comodín.

En el Este, Boston ha encabezado al pelotón casi toda la temporada por amplio margen, y aunque los Yanquis se acercaron hasta cinco partidos después de ocupar incluso hasta el sótano y estar a 13 juegos de los Medias Rojas, están a distancia.

Muchos expertos coinciden que Boston ganará la división sobre los Yanquis y obtendrán su primer título del Este desde 1986, por el pitcheo. La efectividad colectiva del staff de Medias Rojas es de 3.75 y ocupan el primer sitio del joven circuito.

En la División Central, Detroit están debajo de Cleveland, pero probablemente tienen argumentos a su favor para colocarlos como favoritos.

La experiencia entre los managers, Jim Leyland de Detroit y Eric Wedge de Cleveland es muy amplia, pero también la ofensiva de los Tigres, la segunda mejor de la Americana es otra razón para darle el voto a los de la ciudad motor sobre la tribu.

El Oeste no está ganado. Los Angelinos marchan al frente con un equipo que ha sabido ser precisamente eso, un conjunto. Mike Sciosia ha manejado un grupo de jugadores jóvenes pero con buen potencial, un equipo diferente al que tuvo cuando ganó la Serie Mundial en 2002.