Guatemala.- El presidente de Guatemala, Alvaro Colom decretó la noche del miércoles el estado de excepción para poner fin a una huelga de choferes de transporte de carga pesada que lleva más de tres días y que ha generado desabastecimiento de combustible a nivel nacional.
"He ordenado al ministerio de Gobernación y de Defensa Nacional que apegados a la ley y amparados por un estado de excepción liberen el transporte pesado de mercancías, se desbloqueen los ingresos a las centrales de generación eléctrica y centros de distribución de combustible", afirmó el mandatario.

"La decisión incluye la intervención de servicios privados de transporte, si fuera necesario", enfatizó Colom. Además advirtió que la medida fue tomada por un período de 15 días, aunque podría tener una vigencia menor o ampliarse de ser necesario.

Miles de choferes del transporte pesado cumplieron el miércoles el tercer día de huelga para rechazar las restricciones a la circulación en la capital guatemalteca impuestas por la municipalidad, lo cual está provocando millonarias pérdidas a la alicaída economía de Guatemala.

"En estos momentos se están coordinando acciones para garantizar con prioridad normalizar el suministro del oxígeno para el sistema hospitalario nacional, de combustible en las gasolineras (...) Asimismo la liberación inmediata de los furgones con alimentos", enfatizó el mandatario.

"Guatemala debe estar unida y despreciar cualquier acto ilícito que pretenda afectar la gobernabilidad del país. Hago un llamado a todos los sectores del país para que todos juntos logremos la aplicación de la ley y el restablecimiento de la paz social y económica del país", advirtió.

Colom tomó la decisión una hora después de dar un ultimátum a los huelguistas para que depusieran las medidas de hecho y subrayó que las fuerzas civiles de seguridad tenían la discrecionalidad para operar dentro del marco de la legislación guatemalteca.

"La ausencia de comunicación es lo que nos hace llegar a acciones de hecho y éstas como efecto inmediato nos llevan a escasez de productos, psicosis y nos llevan a generar especulación sobre el valor real de los productos", dijo a la AFP el titular de la secretaría de Análisis Estratégico (SAE), Gustavo Solano.