Universal
Tras una violenta campaña y una votación en paz, Guatemala avanzó anoche a una segunda ronda electoral que enfrentará en noviembre próximo a los dos candidatos presidenciales que obtuvieron más votos en los comicios efectuados ayer, el derechista general retirado Otto Pérez y el ingeniero socialdemócrata Alvaro Colom, pero sin alcanzar el 50% más uno de los sufragios
CIUDAD DE GUATEMALA.- Tras una violenta campaña y una votación en paz, Guatemala avanzó anoche a una segunda ronda electoral que enfrentará en noviembre próximo a los dos candidatos presidenciales que obtuvieron más votos en los comicios efectuados ayer, el derechista general retirado Otto Pérez y el ingeniero socialdemócrata Alvaro Colom, pero sin alcanzar el 50% más uno de los sufragios.

A pesar de que al cierre de esta edición todavía no había una declaratoria oficial del resultado por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE), sondeos independientes y los propios aspirantes presidenciales daban por descontado que deberán acudir a la segunda vuelta.

Mirador Electoral, una organización no gubernamental que siguió de cerca la campaña y encuestó a guatemaltecos al salir de votar en todo el país, confirmó ayer por la noche a EL UNIVERSAL que aunque Colom superó a Pérez por cerca del 9%, es necesario asistir a una segunda fase, para escoger al presidente que gobernará a partir de enero del 2008.

"Habrá segunda ronda", dijo anoche Francisco García, coordinador de la Unidad de Análisis del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (INCEP), ente no gubernamental de esta ciudad que es parte de Mirador Electoral. La diferencia entre Colom, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), y Pérez, del Partido Patriota (PP), "no es suficiente", añadió.

Por su parte, El Periódico, uno de los principales diarios guatemaltecos, divulgó anoche un sondeo en su edición en internet y anunció que será necesario convocar a los guatemaltecos a una nueva votación, el 4 de noviembre, pero que será sólo entre dos de los 14 aspirantes que compitieron por la Presidencia.

Un sondeo a "boca de urna" efectuado "en más de 117 centros de votación en todo el país, refleja que la tendencia de los guatemaltecos al emitir sus votos dará una segunda vuelta. Con Alvaro Colom a la cabeza con 36.09%, le sigue Otto Pérez con 7 puntos abajo, con un total de 29.16%", añadió.

Ambos contendores se mantenían en sus comandos o cuarteles generales de campaña, a la espera de sus propios informes.

Colom dijo a El Periódico que "nos da gusto estar en primer lugar", pero que prefiere conocer las cifras oficiales definitivas. Pérez, por su lado, insistió en un empate técnico, por lo que alegó que aguardará el conteo del TSE.

La indígena Rigoberta Menchú, candidata presidencial del partido Encuentro por Guatemala y Premio Nobel de la Paz 1992, apenas obtenía anoche cerca del 2%, con lo que se confirmó la tendencia que mantenía desde hace varios meses, según los datos preliminares conocidos en esta ciudad.

Entre tanto, el TSE apenas empezaba anoche a recibir los informes de las 13 mil 756 mesas o juntas receptoras de sufragios instaladas en más de 2 mil centros de votación, en los que estaban inscritos 5.9 millones de guatemaltecos -del total de 13 millones de habitantes- autorizados para elegir presidente, vicepresidente, diputados y alcaldes municipales.

Las votaciones, bajo la vigilancia de unos 30 mil elementos de la Policía Nacional y del Ejército y cerca de 11 mil en reserva, se realizaron sin incidentes mayores de las siete de la mañana a las seis de la tarde (hora local), aunque anoche se temía que ocurrieran disturbios en algunos sitios luego del cierre de las mesas.

Una "ley seca", que entró a regir el sábado al mediodía y concluye hoy a las 6:00 horas, prohibió la venta y el consumo de licor, pero a pocas cuadras del Palacio de la Cultura, sede de la Presidencia y en el corazón capitalino, una famosa franquicia mundial de pizzas vendía ayer cervezas sin restricciones.

Con todo, hubo incidentes aislados en la localidad de El Serinal, unos 140 kilómetros al este de la capital, donde simpatizantes del Partido Unionista (PU) quemaron ayer varias urnas en un centro de votación, mientras la policía trató de restablecer el orden lanzando bombas lacrimógenas, informó la radio.