La Jornada
México, D.F.- Jesús Zambrano, dirigente de Nueva Izquierda, acusó al jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, de hacer "una declaración de guerra", contra aquellas corrientes perredistas que apoyan a Jesús Ortega para ser presidente nacional de su partido.
Cuestionó, en entrevista, que Ebrard, durante su discurso del sábado, en apoyo a Alejandro Encinas, el principal contendiente de Ortega, pretenda darle a los integrantes del Sol Azteca "lecciones de congruencia política y se lance contra las corrientes hegemónicas, cuando nosotros ya éramos parte de la izquierda, mientras él estaba con el salinismo".

Apuntó que el Jefe de Gobierno se inmiscuyó en un escenario complejo, que obliga a precipitar la lucha interna por la presidencia del PRD, cuando se pensaba que lo correcto era esperar a que se lanzara la convocatoria correspondiente, prevista para noviembre.

Zambrano manifestó que ellos esperaban que Ebrard, como cabeza de sector de partido en el Distrito Federal, "aguantara su definición". (La Jornada) para evitar "ejercer presiones en los reagrupamientos internos".

Sin embargo, admitió que para Nueva Izquierda, y aquellos grupos que están por la candidatura de Ortega, no les preocupa que se adelanten los tiempos. "Encinas está en su derecho de buscar la presidencia del partido, está en su derecho de aliarse con aquellos a quienes acremente criticó, en el caso de (René) Bejarano y compañía, y otros más. Yo simplemente diría que hay que cuidar, en todo caso, no caer en el tobogán de las descalificaciones, no deslizarnos a un escenario de confrontación, por antonomasia, o que la diferencia lleve a la exclusión de quienes no piensan como uno".

Nosotros, por nuestra parte, aseguró, "vamos a reiterar nuestro compromiso de caminar por la construcción de acuerdos y en ser congruentes con lo que el Congreso Nacional aprobó" en cuanto al rumbo que debe seguir el PRD.

Aunque admitió que al interior del partido, los grupos ya entraron en una "especie de calentamiento prematuro", adelantó que será hasta mediados del próximo mes cuando Jesús Ortega se reúna con dirigentes y cuadros de militantes de todo el país, para consolidar su presencia y asumir acuerdos con miras a la renovación de la dirigencia nacional del partido, prevista para marzo próximo.