Notimex
El cantante y actor mexicano Pablo Montero compartió algunas experiencias de vida con internos de un centro de rehabilitación para adictos, a quienes les dijo que la señal más fuerte que le envió Dios para regenerarse fue haber estado en prisión.
"La última vez que estuve en un lugar como éste, no lo había comentado públicamente, pero estuve tres meses, la verdad que aprendí mucho", dijo el intérprete a un grupo de 500 personas del centro "Hogar Crea".

El cantante de "Mi piquito de oro" y "Gata salvaje" expresó: "Siento emoción por lo que viví allí, las personas que conocí, por lo que uno vive, por lo que uno aprende en esos lugares".

Dentro de las experiencias que el actor compartió dijo que durante su rehabilitación tuvo que permanecer en un lugar parecido a este centro, sólo que en su caso él tuvo que pagar.

Además, resaltó que para lograr su rehabilitación tuvo que acercarse a Dios, "Fueron varios los mensajes que él me mandó", aunque indicó que la señal más fuerte fue haber estado en la cárcel en Estados Unidos por posesión de drogas.

Montero declaró que durante su adicción descuidó factores muy importantes para un ser humano, como su propia persona, familia y verdaderos amigos. "Fui aislándome de Dios", aseguró.

Tras el grito de "¡Sí se puede!", Montero expresó su compromiso de seguir frecuentando el "Hogar Crea", en donde interpretó un par de temas y se tomó la foto del recuerdo con algunas personas; además, recorrió a caballo las instalaciones de este centro de rehabilitación.