Arturo Estrada
México.-Tras reunión extraordinaria del Consejo para la Planeación del Desarrollo Municipal se aprobó la modificación de diferentes partidas a fin de sacar 9.5 millones de pesos, para hacerle frente a las becas y desayunos calientes que ya no podrán ser costeados con recursos que llegan de la Federación.
Así, cinco programas serán financiados con dinero municipal, para amortiguar "el cambio de timón".

Ahora el problema que se enfrenta es que, a siete meses de que concluya el ejercicio, no han bajado 49.5 millones de pesos del Ramo 33, pues de antemano se requería el aval del Copladem para validar el presupuesto que se ejercerá en el área de Desarrollo Social. Con esto se pone fin a la especulación sobre el destino de las becas a 4 mil 500 estudiantes de nivel básico de escasos recursos.

Tras reunión del consejo, el alcalde Fernando de las Fuentes expuso que se diseñó un programa emergente para cruzar capitales del Municipio, que permitan hacer frente a la prestación que se viene dando.

"Esta medida consistirá en cruzar recursos del Municipio, concretamente los que tienen como destino ser aplicados en obra e infraestructura educativa, y sustituirlos por capitales provenientes del ramo 33 de combate a la pobreza", anunció ante los miembros del Copladem.

El Edil detalló que se trata de una modificación de presupuesto, en donde se suplieron capitales propios del Municipio que estaban destinados a programas como Tramos, Pinta tu Casa y Electrificación.

"Y por lo tanto, solicito a los miembros del Copladem mantener vigente tal programa, tomando en cuenta la buena administración municipal que permite hacer dichos movimientos", agregó. Estos programas, a su vez, pasan a la cruzada de infraestructura y calidad de vida de las colonias, para lo que están destinados los 49.5 millones de pesos que aporta la Federación a través del Ramo 33.

La sesión extraordinaria se realizó con el objeto de hacer ver a los miembros del Comité que, sin previo aviso y sin planeación, el sistema eliminó el programa de becas que maneja el Municipio desde 1998. Estas medidas, a fin de que no resulten afectados los niños y jóvenes que reciben estímulos, y para apoyar el programa Desayunos Calientes.