Notimex
México, 12 Mar (Notimex).- Pese al actual entorno de menores precios del petróleo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) descartó la posibilidad de realizar ajustes al presupuesto tanto de 2009 como de 2010.
El titular de la Unidad de Planeación Económica de la Hacienda Pública, Miguel Messmacher, explicó que el faltante que pudiera presentarse en los ingresos será compensado por la cobertura que el gobierno contrató para este año de 70 dólares por barril, los recursos de los fondos de estabilización y mayores ingresos en pesos debido a la depreciación del tipo de cambio.

Por ello, durante 2009 "no vamos a tener que realizar mayores ajustes por el lado del presupuesto", y tampoco se anticipan mayores problemas durante 2010, ya que estos factores permitirán mantener un nivel de presupuesto similar al de este año, "aún en un entorno de menores precios del petróleo".

Al participar con la representación del titular de la Secretaría de Hacienda, Agustín Carstens, en el Foro "México: Perspectivas y oportunidades económicas en el nuevo entorno mundial", el funcionario rechazó así algún problema en la situación fiscal del país.

En el encuentro organizado por ProMéxico y la Americas Society and Council of the Americas reconoció que hay ciertas dudas sobre la situación fiscal de México en el mediano plazo, en caso de que los precios del petróleo se mantengan a la baja y se obtengan menores ingresos tributarios por el menor ritmo de crecimiento económico.

"Desde el punto de vista fiscal, lo que nosotros estamos anticipando es que el faltan que pudiera llegarse a observar durante 2010 sea claramente manejable gracias a los fondos de estabilización que tenemos", que suman más de 200 mil millones de pesos, expuso.

Además, debido a la depreciación del tipo de cambio y a la cobertura de 70 dólares por barril es muy probable observar ingresos excedentes de petróleo en pesos, no en dólares, lo que permitirá compensar una posible disminución en ingresos tributarios por un menor crecimiento económico.

Messmacher dijo que aunque no se anticipan problemas en las cuentas fiscales y se han implementado medidas para enfrentar la crisis global, estas acciones tienen que reforzarse con una agenda de reformas estructurales que mejoren la perspectiva de crecimiento de mediano y largo plazo.

Por otra parte, estimó que la recuperación económica mundial se empezará a sentir a finales de 2009 y principios de 2010, aunque de forma lenta. Mencionó que para este año, la secretaría de Hacienda prevé una contracción para la economía mexicana de 1.0 por ciento.

No obstante, reconoció, los mercados prevén una caída mayor la actividad económica nacional, lo que según los analistas privados consultados por el Banco de México se traducirá en la pérdida de unos 300 mil empleos este año.

Al respecto, en el mismo evento, el director de Análisis Económico para América Latina de la firma JP Morgan, Alfredo Thorné, estimó que la economía mexicana se contraerá en promedio en 4.0 por ciento durante 2009.

Esto, debido a que el resto del mundo se está contrayendo más rápido de lo previsto. "Lo que estamos viendo es que estamos en una de las crisis más severas que ha habido en los últimos 70 años", lo que tendrá inevitablemente un efecto sobre la economía mexicana.

Sin embargo, este escenario no fue compartido por el director ejecutivo de Estudios y Comunicación para México y América de Banamex-Citigroup, Alberto Gómez Alcalá, quien estimó que la economía nacional se contraerá sólo 2.5 por ciento durante 2009.

"Hacia finales de este año ya vamos a empezar con crecimientos más favorables. Como lo tendemos a medir en México, si va a ser más hacia el 2010", precisó el especialista.