Redacción
Tras el escándalo de su máxima figura ofensiva, Atlanta busca demostrar que no dependen de un hombre
Atlanta empieza a pensar en lo que será su vida sin Michael Vick, y el nuevo coach Bobby Cetrino empieza a darse cuenta que será algo difícil tener éxito con Joey Harrington distribuyendo las órdenes en la ofensiva. Cetrino puede desear nunca haber dejado Louisville.

Este enfrentamiento estará lleno de sorpresas y de cambios, principalmente debido a las características opuestas de los equipos. Los Halcones tienen un "nuevo coche" y un estratega nuevo mientras que Vikingos perdieron a su coordinador defensivo, que se impuso la tarea de levantar el coche de los Acereros.

Los Vikingos fueron la defensa mejor rankeada y con el funcionamiento más espectacular en la NFL la campaña pasada, permitiendo solamente 61.6 yardas por juego. Aun a pesar de ello, durante este juego no se podría esperar mucho de Warrick Dunn o Jerious Norwood.

Mientras que Atlanta lideró la liga en yardas por carrera, su ofensiva deberá reacomodarse a un estilo que no dependa del excelente nivel al que los tenía acostumbrados Michael Vick (quien estará fuera por suspensión, quizá de forma indefinida), y el suplente Joey Harrington no recibirá mucha paciencia por parte del público, ni la directiva, será forzoso que se aclimate a la actividad o que "muera en el intento". El ala cerrada Alge Crumpler también podría tener una noche agradable.