Josué Rodríguez
Piedras Negras, Coah.- Elementos de la Policía Ministerial buscan al presunto autor material del homicidio de un comerciante del municipio de Morelos, que fue secuestrado y victimado el pasado sábado 3 de mayo, al salir de un bar en la ciudad de Allende.
El delegado de la Procuraduría de Justicia en la Zona Norte Uno, Santos Vázquez Estrada, informó que un grupo de agentes se encuentran tras la búsqueda del presunto autor intelectual y material del homicidio del comerciante Gilberto Espejel, de 26 años, por quien antes habían exigido el pago de 100 mil pesos para dejarlo en libertad.

El cuerpo del comerciante fue descubierto este domingo por la noche, luego de que los investigadores lograron detener a Joel Ortiz, de 21 años, quien confesó haber participado en el secuestro, aunque reveló que el autor material de los hechos fue otra persona a quien ya se busca en diferentes puntos del estado, incluso del país.

El funcionario de la Procuraduría reveló que de acuerdo con la declaración del cómplice, el comerciante residente del municipio de Morelos se divertía en un bar denominado Bugsys, ubicado en el municipio de Allende.

"En la declaración detalla que esperaron a que saliera del bar y fue cuando lo abordaron para posteriormente subirlo a un vehículo y llevarlo a despoblado, donde se le dio muerte por estrangulamiento".

De acuerdo con la confesión de Joel Ortiz, en repetidas ocasiones hicieron llamadas a la esposa de la víctima, a quien exigieron la cantidad de 100 mil pesos para dejar en libertad a su cónyuge, quien era propietario de un taller eléctrico automotriz; señaló que se concretó dos días después, pero sin que entregaran al plagiado.

De acuerdo con la investigación de la Policía Ministerial, se presume que el o los victimarios lo privaron de la libertad el mismo día que se lo llevaron del bar, pero demandaron a la familia a través de llamadas hechas desde el mismo celular del comerciante, los 100 mil pesos, aparentando que era un secuestro, a pesar de que ya se había cometido el homicidio.

Cabe hacer mención que inicialmente el caso lo investigaba la Delegación Norte Uno de la Procuraduría de Justicia en Ciudad Acuña a cargo de José Alberto Vázquez Figueroa, sin embargo ante la falta de capacidad para resolver el caso, fue turnado a Piedras Negras bajo la responsabilidad de Santos Vázquez Estrada.