Notimex
Cd. de México.- El desnudo que Diego Rivera (1886-1957) pintó de la poeta mexicana Guadalupe Amor (1918-2000) en la década de los 50, y que había permanecido ilocalizable, será agregado en los próximos días a la exposición "Diego Rivera. Gran ilustrador", que se exhibe desde la víspera en el Museo Nacional de Arte (Munal), en esta ciudad.
La crítica de arte y curadora de la muestra, Raquel Tibol, informó que el cuadro en el que aparece la poetisa en colores amarillos, con predominio de ocres claros, y que causó polémica cuando fue realizado, se le localizó el martes pasado en Irapuato, Guanajuato, y llegará a esta ciudad en el transcurso de la próxima semana para ser exhibido.

En entrevista posterior a la inauguración del par de exposiciones que integran el programa "Diego Rivera. Gráfico hipergráfico" del Munal, Tibol dijo que "anteayer se localizó a la poseedora (del cuadro) y accedió a prestarlo, de modo que en el curso de la semana viene y se moverán los retratos de Diego para dejar otro espacio y ahí irá el desnudo" de Pita Amor.

Diego, señaló la curadora, "pintó muchas veces a Guadalupe Amor, de muy diversas maneras. La pintura (en cuestión) creo que es de 1952 o 53 y causó escándalo, muchas veces no la quisieron exponer" porque se trataba de "la celebridad, a la poeta, gloria nacional" que aparecía desnuda.

El cuadro, subrayó, será exhibido como parte de lo que en el argot del arte se llama adenda, y que corresponde a las obras familiares incluidas en una muestra con la finalidad de darle más fluidez y atractivo a la misma.

En el cuadro de Amor, enfatizó Tibol, "Diego quiso rescatar a esta mujer de vida muy libre y fue cuando la pintó desnuda, pero a la vez en el piso, en la tierra, está escribiendo el nombre de su poema (Polvo)".

La muestra "Diego Rivera. Grafico hipergráfico", que será exhibida hasta febrero de 2008, reúne las facetas de coleccionista de arte precolombino y de ilustrador que el máximo muralista mexicano practicó al mismo tiempo que desarrolló su actividad artística.

La muestra se lleva a cabo como parte del Homenaje Nacional que se ofrece al artista por los 50 años de su muerte, y cuenta con las vertientes "Diego Rivera coleccionista" y "Diego Rivera, gran ilustrador".

De igual forma, incluye la proyección de la cinta "Un retrato de Diego" y la exposición del mural interactivo "El hombre en el cruce de caminos".

Curada por Juan Coronel Rivera, nieto del artista, en "Diego Rivera coleccionista" se reúnen más de 250 piezas, entre documentos, dibujos, fotografías, publicaciones y piezas arqueológicas, que el propio artista se encargó de coleccionar en vida.

Durante la inauguración, a la que asistió Guadalupe Rivera Marín, hija del pintor, María Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, dijo que "abordar la obra de Diego Rivera obliga a internarse en un territorio difícilmente conmensurable.

"El signo de avidez que marcó su vida crativa, sumado a la enorme variedad de técnicas, estilos, temas e intereses sobre los que se aventuró, hacen que la revisión de su trabajo deba realizarse pausadamente, procurando abarcar gradual y detalladamente el inmenso caudal de sus preocupaciones culturales, estéticas, políticas y sociales", enfatizó.