De10.com.mx
Fue encontrada en un jardín de Yorkshire y perteneció a un hombre que vivió en 1909, quien fuera bautizado con el nombre del popular mago de J K Rowling
En una Iglesia cercana al poblado de Yorkshire en Inglaterra se descubrió la tumba de una persona cuyo nombre fue Harry Potter y murió en el año de 1919.

El descubrimiento fue hecho por  un jardinero contratado por el párroco del templo de San Lorenzo, cuyo nombre es Richard Rowling, añade 20minutos.es.

La lápida permaneció oculta por más poco más de 90 años y ha generado polémica ya que se piensa pudo tratarse de un truco publicitario, sobre todo la extraña coincidencia del cura Richard Rowling, quien se apellida igual que la autora del libro: J K Rowling. Sin embargo, The Daily Mail asegura que la tumba es real y no existe relación entre el Padre y la escritora.

El joven Potter de la lápida falleció a los 29 años de edad.