Madrid, España.- La proteína RNF8 es "crucial" en el proceso de reparación de mutaciones y roturas del ADN, un hallazgo que permite conocer mejor los complejos sistemas bioquímicos del organismo que aseguran la integridad del genoma y evitan la muerte o mutación de las células.
Un equipo de científicos, en el que participa el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España Timothy Thomson, ha conseguido describir el mecanismo de actuación de la RNF8, un descubrimiento del que da cuenta mañana la revista "Science".

El trabajo revela que la proteína RNF8 es capaz de detectar unas señales que se ponen en marcha cuando se daña el ADN y atraer hacia las roturas de ADN a proteínas capaces de reconocer y reparar los daños.

Los investigadores han descubierto, tras ensayar en modelos celulares, que esta proteína funciona, por tanto, como parte de un "sistema de alarma" ante daños en el genoma, que avisa a los agentes encargados de subsanar estos problemas.

Thomson y sus colegas confían en que el hallazgo pueda servir en el futuro al desarrollo de nuevos fármacos, con los que se trataría de inhibir la actuación de esta proteína y hacer más vulnerables a las células cancerosas.

La investigación, que ha estado dirigida por el investigador Daniel Durocher, del Instituto Samuel Lunenfeld, en Toronto (Canadá), demuestra que una de las proteínas que RNF8 consigue atraer hacia las roturas de ADN es BRCA1, cuya mutación está asociada a cánceres de mama, ovario y próstata.

La proteína RNF8, que necesita de la proteína UC13 para desempeñar la función de reparación del ADN, participa además en la regulación del ciclo de división celular.