El Universal
Durante esta administración, la Procuraduría General de la República (PGR) ha incautado en el país cerca de 100 millones de productos pirata y de contrabando. Libros, cigarros, bebidas, discos, películas, ropa, medicamentos, entre otros artículos, integran ese volumen, de los cuales 55 millones se decomisaron en el Distrito Federal, según informes de la dependencia.
Eduardo Medina Mora, titular de la institución, al encabezar ayer la destrucción de más de 42 millones de estos artículos, aseguró que en los últimos 10 meses se han registrado decomisos históricos respecto al sexenio anterior, pues la estrategia se ha centrado "en atacar la producción y no sólo la distribución al menudeo, el consumo".

Entre las acciones, destacó el aseguramiento de 13 inmuebles y 300 locales comerciales, "un número sin precedente; esto inhibe el arrendamiento a personas dedicadas a la venta o producción de piratería e incluso puede significar, eventualmente, la pérdida de la propiedad por ser instrumentos del delito, sea por abandono o por decomiso".

Durante el evento, Joel Ortega Cuevas, titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Distrito Federal, dijo que continuará colaborando con la PGR en operativos contra estos delitos, pues "en esta parte del combate al crimen organizado no puede haber distingos de partidos políticos ni ideologías; en cualquier punto que los criminales vean que tenemos alguna diferencia, la van a aprovechar para debilitar al Estado".

En lo que va del año, dijo, la dependencia a su cargo ha realizado 89 operativos, pues reconoció que el corredor Tepito-Morelos-centro histórico es un punto conflictivo, en el que se han registrado los mayores aseguramientos de mercancía ilegal, además de otras zonas de las delegaciones Iztapalapa y Gustavo A. Madero. Aunque alertó sobre el hecho de que los operativos en la zona centro de la capital han propiciado que los vendedores de piratería estén operando en municipios como Nezahualcóyotl, estado de México.