"No hay solución, éste es un proyecto definitivamente terminado y todos los integrantes del grupo nos hemos dispersado por Las Vegas, Nueva York y Miami", declaró el bailarín José Luis Rivero
Miami.- El espectáculo "Havana Night", formado por decenas de artistas cubanos que realizaron una masiva deserción de la isla en 2004, se desintegró como agrupación artística y su directora enfrenta una demanda legal, publicó hoy el diario "El Nuevo Herald".

En sus testimonios los artistas afirman que a finales de mayo la corporación de Las Vegas ViaShow, que patrocinó a "Havana Night", dejó desempleados "por razones económicas" a 20 bailarines que continuaban bajo la dirección de Nicole Durr, directora general del proyecto, pues otra parte del grupo había abandonado el colectivo en los últimos meses.

"El proyecto original se fue tergiversando con el tiempo y las ideas de la directora terminaron por desmantelarlo", añadió Rivero, ahora trabajador en una compañía de cruceros.

Creado en Cuba en 1998 por la coreógrafa alemana Nicole Durr y autotitulado como "el show latino más grande del mundo", sus variados musicales acapararon más de dos millones de espectadores en las presentaciones internacionales, de acuerdo con estadísticas de la propia entidad.

Pero en 2004 el gobierno cubano no le concedió autorización para cumplir un contrato de actuación en Las Vegas ese año y además decretó la expulsión inmediata de Durr de la isla.

Entonces los integrantes de la agrupación salieron por diferentes vías hacia el exterior y finalmente entraron a Estados Unidos, donde 43 de sus integrantes solicitaron asilo político y tres decidieron regresar a la isla.

Una inusual medida del Departamento de Estado durante la administración del presidente George W. Bush les había otorgado visas con anterioridad

Ya en Las Vegas y nuevamente bajo la conducción de Durr, cumplieron 45 actuaciones en vivo en el Casino Stardust y también viajaron en tres ocasiones a Miami, donde recibieron las simbólicas llaves de la ciudad.

Al margen de la desintegración de la compañía, Durr y Viashow tienen prevista una audiencia el 28 de julio debido a una demanda de más de 1,5 millones de dólares, bajo acusaciones de violación de contabilidad, ruptura de contrato, enriquecimiento indebido y conducta fraudulenta.

La querella fue presentada en agosto del pasado año en una corte del Condado de Clark, Nevada, y entre los demandantes figuran el empresario cubanoamericano Hugo Cancio, las firmas Fuego Entertainment (ahora Fuego Enterprises), de Miami Lakes, y CMKM Diamonds, de Texas, y el inversionista Michael Williams, radicado en Las Vegas.

De acuerdo con la reclamación de los demandantes, ViaShow recibió un préstamo de 1,5 millones de dólares en 2005 con la promesa de reembolsarlo junto con un 20 por ciento de las ganancias generadas por las funciones de "Havana Night" en varias ciudades estadounidenses, pero el compromiso fue incumplido.