Foto: Archivo
El Universal
El Presidente dijo que la transparencia debe extenderse a los partidos políticos y a las instituciones académicas para contribuir a eliminar la corrupción
El presidente Felipe Calderón demandó eliminar toda excepción en la fiscalización y aseguró que los partidos políticos deben ser los primeros que deben abrirse más al escrutinio por los recursos públicos que manejan.

El titular del ejecutivo federal sostuvo que se deben extender los ámbitos de fiscalización a entidades políticas, académicas y económicas.

Incluso, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, señaló que esto también debe incluir a los sindicatos, pero aclaró que en este caso es diferente porque puede implicar recursos privados.

Felipe Calderón afirmó que "nada he ocultado y nada tengo que ocultar y nadie debe tener nada que ocultar".

Calderón participó en la ceremonia de conmemoración de los 185 años de existencia de la entidad de fiscalización superior de la federación.

Admitió que la corrupción en el país es un mal que daña a la República que debe ser erradicado. Por ello, fue insistente en plantear la necesidad de perfeccionar los mecanismos de fiscalización y sancionar severamente a quien incurra en actos de corrupción.

La fiscalización, añadió el mandatario, no debe admitir excepciones. Declaró que toda aquella instancia que maneje recursos públicos debe rendir cuentas y los partidos políticos también deben abrirse a la fiscalización e incluso están obligados a hacerlo primero que otras instancias.

Dijo que no tolerará actos de abusos ni de corrupción, tras reconocer que este flagelo es percibido por la ciudadanía como uno de los principales problemas del país.

Anunció que prepara un paquete de reformas que enviará al Congreso que buscan abatir la corrupción y favorecer la transparencia.