Pittsburgh (EU).- El mayor fabricante mundial de ketchup, H.J. Heinz, logró imponerse a la crisis económica y ganar 242 millones de dólares (190 millones de euros) en el tercer trimestre del ejercicio, un 11 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior, según informó hoy en su sede de Pittsburgh, Pennsylvania.
La facturación del grupo cayó un ocho por ciento hasta los 2.410 millones de dólares debido a la nueva caída del dólar, pero las ventas depuradas de fluctuaciones monetarias aumentaron casi un cuatro por ciento. Los ingresos del grupo aumentaron en Europa y cayeron en el mercado estadounidense.

Heinz, que además del Ketchup del mismo nombre fabrica productos bajos en calorías y comida para bebés, se vio favorecido por el hecho de que, en tiempos de recesión, los consumidores comen más en sus propias casas.

La compañía confirmó también la previsión de beneficios para todo el año fiscal 2008-2009 (hasta el 30 de abril) de entre 2,87 y 2,91 dólares por acción. Las ganancias dadas a conocer hoy fueron mejores de lo esperado y las acciones de la empresa tuvieron fuertes subidas en la apertura de los mercados.