Redacción
La deshidratación es la pérdida excesiva de agua del cuerpo que no ha sido repuesta. Puede producirse por el exceso de calor en el ambiente, por la práctica de ejercicio intenso, por falta de consumo de líquidos, por enfermedad o por una combinación de estos factores.
En una exhaustiva revisión de todo aquello que el consumo adecuado de agua y la práctica del ejercicio, así como de los beneficios o condiciones adecuadas que ella otorga a quien lo hace de manera equilibrada, Fitness te presenta esta información.

Ahora bien, hablar de "agua" obliga a tratar el tema "deshidratación", te invitamos tambien a conocerlar y evitarlar esta temporada de calor ¡y siempre!

Agua para todos

Incluso cuando una persona goza de una buena salud, debe consumir líquidos todos los días en cantidades suficientes, y más aún cuando el clima es cálido, o se está haciendo ejercicio o padeces una enfermedad en la que hay pérdida importante de líquidos ocasionada por vómito o diarrea. Pero, ¿cuánta agua es suficiente?

Síntomas de alerta

Además de sed y resequedad de las mucosas, los síntomas de la deshidratación pueden ser náuseas, falta de fuerza o disminución del rendimiento y fatiga (física y mental).

Otros síntomas son la disminución del volumen de la orina, cansancio sin motivo aparente, escasez de lágrimas al llorar, dolor de cabeza, boca seca y vértigos al ponerse de pie, que se vuelven cada vez más severos con una mayor pérdida de agua: la frecuencia cardiaca y respiratoria empiezan a aumentar para compensar la disminución del volumen del plasma y la presión sanguínea.

A su vez, aumenta,la temperatura corporal debida a la disminución de la sudoración.

Consecuencias fisiológicas

Por cada litro perdido de agua el ritmo cardiaco aumenta 8 pulsaciones por minuto y la temperatura corporal 0.3 C.

Al perder alrededor del 5 ó 6 % de agua, el individuo se muestra somnoliento, tiene dolores de cabeza, náuseas y hormigueo en algún miembro.
Del 10 % al 15 % de pérdida, los músculos se vuelven espásticos, la piel se seca y se arruga, la vista se vuelve turbia, la orina se reduce de forma considerable y se empieza a delirar.

Más de un 15 por ciento de pérdida suele ser mortal.

Di NO al agua sin sales minerales

Actualmente es común ver anuncios de aguas "sin nada". Esas que son "tan puras", que no contiene ni sodio ni otras sales minerales como calcio, zinc y magnesio. Pero la falta de estas sustancias impide el buen funcionamiento del organismo.

Sin ellas el agua no se absorbe, provocando deshidratación, misma que se agrava si no se consumen verduras y frutas en cantidades suficientes.

Las sales minerales del agua regulan el balance de líquidos dentro y fuera de la célula. Su ausencia favorece la disminución de la función neuronal y la contracción muscular.

La carencia de sales minerales en el agua impide las reacciones químicas adecuadas en el organismo, como mantener el volumen plasmático para que la circulación sanguínea y la sudoración sean correctas.

Pérdida de líquidos al día por funciones orgánicas

Respiración: 400 ml
Sudoración: 350 ml
Orina: mil 500 ml
Heces: 150 ml

Del cuerpo

El agua es el principal componente del organismo. Ocupa entre el 60 y el 65 por ciento del peso corporal total. Una pérdida por arriba del 2 % del peso corporal produce alteraciones en la capacidad termo reguladora del 3 %, disminución del rendimiento, y superior a 6 % agotamiento, coma y muerte.

Agua y control de peso

El consumo de agua natural es vital para que el corazón funcione de manera óptima. Esto permite realizar actividad física aeróbica y contribuye a la degradación de grasa, y por ende, al control de peso.

Durante el ejercicio sólo se necesita consumir agua en pequeños sorbos para reemplazar aquella que se pierde a través del sudor, y así aprovechar al máximo los beneficios de la actividad física.

Al no contener kilocalorías, el agua se vuelve un factor de gran importancia para el control de peso.

Un excelente hábito

El consumo diario de agua traerá grandes beneficios a tu salud y belleza. Adquiere el hábito de beberla diariamente poco a poco, sería imposible tratar de ingerir 2 litros de un jalón.

Bébela en pequeños sorbos a lo largo del día, a fin de que tu organismo la absorba de manera óptima.
Lleva siempre contigo una botella de este vital líquido, así podrás consumirla con mayor frecuencia, evitando refrescos y demás bebidas ricas en calorías.

No esperes a tener sed par a beberla y consume una cantidad mayor en tiempo de calor y antes de la práctica deportiva.

Durante el entrenamiento bebe 1 vaso de agua fría cada 15 ó 20 minutos, ya que a esta temperatura se absorbe mejor el calor del cuerpo y pasa más rápido del estómago al intestino.