Washington, EU.- En una campaña electoral en la que se escudriña hasta el límite a los candidatos presidenciales, ahora les ha tocado el turno a sus firmas que, según los expertos, revelan la elegancia de Hillary Clinton, el vigor de John McCain y la diplomacia de Barack Obama.
La grafología, esa técnica que estudia la escritura para analizar la personalidad de un individuo, salta a la escena mediática estadounidense cada cuatro años con las elecciones.

"La escritura refleja la personalidad de cada uno. Muestra el ego de cada persona, su capacidad intelectual, y su forma de trabajar y comunicar", dijo la grafóloga Sheila Lowe al diario Newsday.

Por ello, tanto la televisión como la prensa estadounidense recoge estos días las opiniones de expertos y grafólogos analizando cualquier detalle, por mínimo que sea, que pueda diferenciar a un candidato de otro.

"La grafía de Obama es más fluida y elegante que la de McCain, que es mucho más angular", explica a Los Angeles Times el grafólogo Arlyn Imberman.

Mientras, "los trazos rectos y la perfección" de Hillary Clinton demuestran "su persistencia y el hecho de que no se vencerá hasta el final", señala el experto.

Pese a que los tres candidatos han sido acusados de elitistas, en su análisis, Imberman asegura que ninguno de ellos es "snob". "En los tres aparecen rasgos de trabajo, inteligencia y esfuerzo".

A pesar de sus grandes diferencias políticas, hay algo en común entre las firmas de Obama y McCain: la ilegibilidad de ambas muestra su necesidad de privacidad y de falta de transparencia.

En el caso de McCain, este deseo se ve más marcado en el trazo de la "h", "que no hace un lazo, sino que hace un trazo rápido hacia arriba que se solapa con el mismo trazo descendente", lo que significa que "hay mucho que McCain no quiere compartir abiertamente", según Roger Rubin, un grafólogo neoyorquino con más de treinta años de experiencia.

Rubin, destaca cómo tanto Obama como McCain reflejan ausencias de padre.

Obama fue abandonado cuando tenía dos años por su padre, y en el caso de McCain su padre, un oficial de la marina, estaba ausente con frecuencia.

Esto explica, según el experto, el énfasis que hacen ambos candidatos en la inicial de su nombre y no en su apellido, la "J" y la "B", de John y Barak, es más grande que la "M" y la "O" de McCain y Obama, "símbolo de su personalidad, más que de su origen familiar".

Por su parte, la firma de la candidata Clinton es mucho más legible, algo que denota elegancia y energía, según Rubin.

"Las dos 'l' en Hillary están más juntas que si las hiciera haciendo una especie de lazo, lo que destaca su sencillez".

Incluso en su apellido, que toma de su marido, el ex presidente Bill Clinton, "sus trazos son más curvos y redondeados, Hillary los hace más femeninos".

Así, según el grafólogo, mientras la escritura de Clinton es ordenada, la de Obama es más flexible, algo que sugiere su deseo de conectar con diferentes tipos de personas.

Por el contrario, la de McCain es inconexa, enérgica y vigorosa. "Las letras cambian de dirección. Los trazos son delgados y se inclinan hacia la derecha".

Según Rubin, "él hace las cosas a su manera, no hace lo que se espera que haga".