Samuel Eto'o (i) y Eric Choupo Moting (d) de Camerún luchan por el balón con Marc van Bommel (c) de Holanda durante el partido entre las selecciones de Camerún y Holanda. Foto EFE/Vanguardia
"Tenemos que demostrar que hemos aprendido de lo sucedido en los últimos torneos", reconoció el delantero Robin van Persie, del Arsenal.
Ciudad del Cabo, Sudáfrica.- El enfrentamiento ante Eslovaquia, el próximo lunes en Durban, ha sido acogido con optimismo por la selección de Holanda, que contempla una ocasión ideal para derribar el maleficio de la segunda ronda que les ha acosado en los últimos grandes torneos, y el avance hacia los cuartos de final.

La autoridad mostrada por el conjunto 'orange' no es nuevo. Un combinado que presume de una Eurocopa (1988) y de dos subcampeonatos del Mundo (1974 y 1978) tiene bien ganado el pedigrí que le auxilia en cada competición.

Sin embargo, Holanda se ha quedado a medio camino en los eventos recientes. Tal y como sucede ahora, arrolló en la primera fase, se revistió de la condición de aspirante pero cayó en el primer enfrentamiento directo.

Ese fue el caso de la pasada Eurocopa, en Austria y Suiza 2008, cuando fue apeado en el cruce por Rusia. Dos años antes, en el Mundial de Alemania 2006, fue Portugal la que le echó del torneo.

Ante Eslovaquia cuenta con todo a favor. El buen nivel demostrado, la calidad que auxilia a sus integrantes, muchos en las grandes competiciones internacionales y la experiencia. Su rival es un debutante en la fase final de un Mundial.

"Tenemos que demostrar que hemos aprendido de lo sucedido en los últimos torneos", reconoció el delantero Robin van Persie, del Arsenal.

Holanda superó, uno por uno, a Dinamarca, Japón y Camerún. Sin embargo, el nivel del conjunto orange fue a menos, dada la facilidad con la que resolvía sus choques. Ese es uno de los peligros que amenazan a Holanda, el sentimiento de superioridad y el dominio en el juego, a veces sin definición.

En este sentido, Arjen Robben, el líder del cuadro holandés, se muestra cauto. "Es mejor ser precavidos. No hacer mucho caso a las opiniones que insisten en nuestra condición de favoritos. Puede que lo seamos. Pero no estamos confiados. Solo queremos estar centrados en el juego", dijo.

La puesta en escena del atacante del Bayern Múnich ha sido la mejor noticia de la primera fase para Holanda. El ex jugador del Real Madrid, ausente por lesión de los dos primeros partidos, ante Dinamarca y Japón, regresó contra Camerún.

Su aportación se notó. De hecho, tuvo una actuación decisiva en el segundo gol.Su jugada se estrelló en el palo y el rechace fue aprovechado por el delantero Klaas Jan Huntelaar para marcar el 2-1.