El hombre, de 57 años, está a punto de ser liberado en vista de la nueva evidencia. Fue condenado en 1982 a cadena perpetua por el asesinato de una empleada de un bar de 22 años. Durante el proceso siempre insistió en que era inocente, aunque antes había confesado varias veces el crimen.
Londres, Inglaterra.- Un británico condenado por asesinato pasó 27 años en la cárcel pese a que era inocente según las nuevas pruebas de ADN realizadas ahora, informan hoy los medios.

El hombre, de 57 años, está a punto de ser liberado en vista de la nueva evidencia. Fue condenado en 1982 a cadena perpetua por el asesinato de una empleada de un bar de 22 años. Durante el proceso siempre insistió en que era inocente, aunque antes había confesado varias veces el crimen.

Un test de ADN ordenado por un nuevo equipo de defensores demostró que los restos que se encontraron en el lugar del crimen no son los del condenado.

En el momento del juicio no se podían realizar aún tests de ADN.

El nuevo equipo de abogados tomó el caso en marzo pasado. El material hallado en el lugar de los hechos fue contrastado con el ADN del preso y no se halló correspondencia. En caso de que un tribunal de apelaciones revoque la semana próxima el fallo del año 1982, tal como se espera, el hombre se convertirá en el inocente que más tiempo pasó en la cárcel en el Reino Unido.

Debido al error judicial, el afectado podría pedir una indemnización de al menos un millón de libras, especuló el "Daily Telegraph". El caso sólo es comparable con el de otro hombre condenado por error por asesinato y que salió en libertad en 2002 también después de 27 años.

La mujer fue violada y estrangulada en 1979. En aquel entonces, el acusado confesó los hechos ante un sacerdote y la policía. Pero su estado mental no fue analizado pese a que al parecer sufría una obsesión por admitir delitos que no había cometido.

En base a estas confesiones y a rastros de sangre hallados en el lugar del crimen, que coinciden con el grupo del hombre pero también con un tercio de la población masculina, fue condenado de forma unánime por un jurado.