Foto: Tomada de Internet
Excélsior
Se necesitaron de 10 policías para inmovilizar en una camilla al hombre que habría consumido sales de baño en una playa de Mallorca
Madrid. Un nuevo caso de la droga caníbal se presentó en el mundo. Esta vez fue un turista británico que se encontraba en Mallorca, España, cuando empezó a morder a varias personas que se encontraban en una playa de las Islas Baleares.

Se necesitaron de 10 policías para inmovilizar en una camilla al hombre que habría consumido sales de baño, un tipo de droga que convierte a las personas en zombies.

Según testigos el hombre cambió de estado de ánimo y empezó a comportarse de manera agresiva, luego se acercó a un grupo de turistas y quiso morderlos.

Las autoridades llegaron al lugar e intentaron detenerlo, pero esta droga se caracteriza por darles una fuerza casi sobrehumana a los consumidores y volverse enérgicamente agresivos.

La Unidad Antidroga de la Guardia Civil de Ibiza ya investiga cómo llegó la droga MDPV, que puede ser fumada o inyectada y provoca paranoia extrema, psicosis, reacciones violentas, instintos suicidas y mordiscos.

Este caso recuerda al ocurrido en Miami en 2012, cuando un hombre afroamericano desfiguró a mordiscos a un indigente a plena luz del día antes de ser muerto a tiros por la policía.