Foto: Especial
El Universal
Según un estudio neurobiológico, todos tienen la finalidad de establecer un compromiso, pero hay posturas en contra
Nadie tiene relaciones sexuales por el simple hecho de satisfacer un instinto. En general, tanto hombres como mujeres, lo que buscan al final, pese a declarar que ellos pueden tener sexo por una noche sin mayor compromiso, es una relación de pareja más larga, en la que el amor romántico tiene un papel importante.

Este argumento no es parte de una película de cuentos de hadas, sino el planteamiento de Helen Fisher, antropóloga estadounidense, estudiosa de la neurobiología del amor, quien asegura que esta tendencia es la que actualmente domina en las sociedades occidentales.

"Se engañan los que dicen que pueden tener relaciones sexuales por una noche sin necesitar una pareja de mayor tiempo y donde esté de por medio el amor romántico, entendido como aquel que se dirige hacia una sola persona a la cual se ve como única y a la que se dirige toda la energía, casi obsesión, en el ámbito erótico, emocional, cognitivo y de comportamiento", explica en entrevista.

Fisher realiza actualmente en la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, de donde es profesora, una investigación de este tipo de relaciones que suelen llamarse "de una noche".

Los resultados previos arrojan que tanto hombres como mujeres después de haber tenido una relación sexual desean continuar con una relación más larga y que un tercio de los que han tenido experiencias sexuales "de una noche", inician con esa misma persona un vínculo de largo plazo.

Carlos Velázquez, de 19 años, dice que los argumentos de Fisher no aplican en su vida, pues no cree en el amor y sí en las relaciones cortas. "Para irte a la cama con alguien sí necesitas sentir algo por la otra persona como un gusto o simpatía, pero nada tiene que ver con querer establecer una relación duradera. El amor no existe. Si no, cómo se explican tantosdivorcios", argumenta.

Fisher, quien ha estudiado la atracción interpersonal romántica por más de 30 años, asegura que diversos estudios de amantes que comparten la vida diaria han demostrado que el amor romántico no dura entre 18 meses y tres años.

 

 

 
La locura del enamoramiento

Pero insiste: "Amamos porque, hace millones de años, los antepasados necesitaban este flujo cerebral, estos impulsos y sentimientos para dirigir su cortejo, apareamiento, reproducción y paternidad. El impulso del amor está profundamente incrustado en el cerebro humano. El amor es una necesidad fisiológica, un instinto animal y también el resultado de un flujo químico en el cerebro".

La locura del enamorado la producen los niveles altos de dopamina y norepinefrina y un nivel bajo de serotonina.

La especialista explica que la dopamina en grandes cantidades, además de aumentar el nivel de testosterona -la hormona del deseo sexual-, está asociada con una gran capacidad de concentración, euforia y dependencia, que son síntomas de adicción.

El alto nivel de norepinefrina produce euforia y pérdida del apetito y el bajo nivel de serotonina tiene que ver con la obsesión de estar con el amado.

Aunque Helen Fisher reconoce que, de acuerdo con sus investigaciones, hay hombres que pueden tener relaciones sexuales sin sentir amor, debido a que el cerebro masculino funciona más por compartimentos y las partes están menos conectadas entre sí, ambos sexos son igualmente románticos.

 

 

Opiniones encontradas

José Eduardo Tappan, psicoanalista y maestro en Antropología y Teoría Psicoanalítica, rebate la tesis de Fisher al decir que un coctel neurológico específico no necesariamente produce determinado comportamiento en el ser humano.

"No hay sustancias cerebrales que me empujen a tener una cópula, lo que haces con esa carga de neurotransmisores es simbólico y tiene variaciones según las sociedades", opina.

En un chat organizado por EL UNIVERSAL el 5 de noviembre, la especialista reafirma su teoría de que los hombres y las mujeres estamos determinados de manera biológica a mantener relaciones duraderas y de amor romántico.

 

-¿Por qué las mujeres sabiendo que la persona de la cual estamos enamoradas no desea ningún tipo de relación amorosa, podemos acceder a tener sexo y sentir celos? y ¿Por qué ellos dicen no querer compromisos?

 

-Acceder a tener relaciones sexuales con el hombre es una actitud reproductivamente inteligente, porque puede activar el sistema cerebral que regula el amor romántico y empujarlo a enamorarse de ti. Respecto a la segunda pregunta, los hombres son igual de románticos que las mujeres, pero cuando dicen que no quieren un compromiso es que en realidad están diciendo que no quieren un compromiso contigo, pero sí lo quieren con otra.

KIOSKO salió a la calle a preguntarle a la gente su opinión sobre este tema. Humberto García y Javier Nieves, de 25 y 29 años, aseguran que siempre buscaron mantener una relación duradera. Ambos están casados y afirman que el sentimiento del amor e incluso esa afectividad que se desarrolla más allá de la atracción física es lo que les ha dado sentido y trascendencia a sus vidas.

José de Jesús González Salazar, del Grupo Interdisciplinario sobre Sexualidad, asegura que las afirmaciones de la investigadora Helen Fisher respecto al querer establecer una relación duradera con amor romántico cobran sentido en tanto que el vínculo se enriquece por el deleite de estar en ella por ese tipo de sustancias segregadas.

Desde el punto de vista sociológico y psicológico, dice, la vida en pareja desde los diferentes consorcios sexuales se preserva porque te da identidad y cobras existencia.

Narda Irene Vázquez Lagunes, de 30 años, comenta que en la sociedad mexicana el hombre, ya sea casado o soltero, simplemente busca satisfacer sus necesidades sexuales: "Lo cierto es que cuando tiene un matrimonio y cae en la infidelidad, habitualmente o de iniciono abandona a su pareja formal, lo que me hace pensar que también desea preservar ese vínculo duradero".

 

 

Como una droga adictiva

Helen Fisher plantea también que el amor romántico es una droga adictiva. "Uno quiere más y más a la persona deseada". Sugiere que la mejor forma de enfrentar esta adicción, especialmente cuando alguien ha sido rechazado, es deshacerse de todo lo que le recuerde a esta persona, no llamarla ni contactarla nunca más, salir y hacer cosas que le distraigan, pues eventualmente, la química cerebral del amor romántico disminuirá, tal y como sucede con el síndrome de cualquier adicción.

Mayra Mora, de 27 años, opina que este tipo de sustancias en el cerebro pueden provocar una adicción a las relaciones duraderas, pero considera que no es un proceso mecánico, pues ello dependerá de la situación social y personal en la que cada uno se encuentre.

Para Fisher no hay diferencias, al menos a nivel cerebral, entre el amor que siente un adolescente y el que experimenta un adulto.

"El deseo, la concentración, el incremento en la energía, la motivación para ganarse al amado no varía, es lo mismo. Sin embargo, los adolescentes tienden a comportarse diferente. No tienen tanta experiencia de vida, así que pueden cometer más errores. Pero todos embrutecemos con el amor", dice.

 

-¿Por qué embrutecemos cuando se está enamorado?

-Mis colegas y yo sometimos a 49 personas a un mapeo cerebral para ver lo que sucede en el cerebro cuando estás enamorado. Encontramos que el flujo de sangre disminuye en las áreas del cerebro encargadas de la toma de decisiones, mientras que se activan las zonas cerebrales relacionadas con el deseo y el éxtasis. Así que todos podemos comportarnos de manera irracional cuandoestamos enamorados.

Fisher retoma su tesis y asegura que cuando alguien tiene relaciones sexuales, bajo la corteza cerebral se desprenden sustancias que lo estimulan, sube la autoestima y se sienten atractivos, lo que puede desencadenar el amor romántico.

"Hay personas, tanto hombres como mujeres, que tienen sexo casual por ejemplo, en unas vacaciones; aceptaron que lo hicieron sin compromiso, pero al final han reconocido que tuvieron sexo esperando más de la relación", comenta.

Centli Guillén, de 22 años, avanza en esto del amor con la idea de que tal vez en el inicio de estas peripecias se busca una relación pasajera, pero sabe que al final "tanto hombres como mujeres buscamos estar por largo tiempo con una pareja".