EXCELSIOR
México, D. F. .- La ciudad de Culiacán, Sinaloa, podría ser el principal centro de operaciones financieras para Ismael El Mayo Zambada, uno de los principales líderes del cártel de Sinaloa, según un informe del Departamento de Estado de la Unión Americana.
En la capital sinaloense se han identificado vínculos de Zambada con ocho empresas que, en estos momentos operan en la entidad, e incluso, el gobierno estatal ha mantenido contratos con estas compañías.

Otro ejemplo, la alcaldía de esa ciudad pagó 501 mil 349 pesos por trabajos de construcción y servicio de maquinaria y personas cercanas a El Mayo también han recibido beneficios para la crianza de bovinos.

Esto, a pesar de que el gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento del Tesoro, advirtió sobre los supuestos nexos delictivos de cinco compañías mexicanas con operaciones del narcotráfico: Multiservicios Jevis, Gasolinera Rosario, Nueva Industria de Ganaderos de Culiacán, Establo Puerto Rico y Jamaro Constructores.

Sin embargo, las autoridades estatales y municipales no tienen prueba alguna o averiguación previa sobre esos argumentos; allá se prefiere no hablar del tema, se conoce de su estancia pero se prefiere guardar silencio.

El último contacto, documentado, entre el gobierno de Culiacán y una de estas empresas se registró en 2006. Un informe de la Comisión Constructora de Sinaloa (Cocosin), en su relación de contratos de hace dos años, se establece que la empresa Jamaro Constructores arrendó un compactador "pata de cabra" marca Caterpillar, número económico CB-55, para obras de remodelación en la zona centro.

Por este servicio se pagó, del 15 de enero al 14 de febrero, 75 mil pesos más IVA.

La misma operación se repitió con máquinas de construcción del mismo tipo en varias ocasiones hasta extenderse al 16 de octubre de 2006; la relación contractual se realizó sin ningún impedimento y no hay pruebas que vinculen a la compañía con hechos ilícitos.

El Departamento del Tesoro ha boletinado a Jamaro Construcciones y las otras cuatro compañías. Se restringe a cualquier compañía estadunidense para celebrar cualquier operación comercial con ellas, por la supuesta participación de Ismael El Mayo Zambada.

El Departamento del Tesoro también aplicó las sanciones a Rosario Niebla Cardoza, ex esposa de Zambada García, y sus hijas María Teresa, Midiam Patricia, Mónica del Rosario y Modesta.

"La organización de Zambada García no puede esconderse tras compañías de paja como los negocios de lácteos y ganado de Sinaloa", según ha señalado Karen Tandy, la administradora del Departamento Estadunidense Antidroga (DEA por sus siglas en inglés). "Alimentan el narcotráfico, la violencia y la corrupción", dijo al presentar el informe del bloqueo financiero, en 2007.

Estos argumentos, en esa entidad, no tienen validez. Como ejemplo, a la señora Rosario Niebla Cardoza se le adjudico, de parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, un permiso por tiempo "indefinido" llamado "Servicio especializado para fumigación aérea". Está registrado con la nomenclatura TAN-PC-SE-FAA-122, y fue otorgado por la Dirección General de Aeronáutica Civil.

La historia de Ismael Zambada se remonta a la década de los 70, se cuenta que logró acumular un capital financiero de consideración para adquirir algunas cabezas de ganado.

La primera acción pública y legal contra Zambada se registró en 1999; un operativo de casi 100 policías federales y efectivos militares, encabezados por el entonces zar antidrogas, Mariano Herrán Salvatti, y el general Rafael Salgado, comandante de la Tercera Región Militar, rodearon y aseguraron dos ranchos.

Aunque se decomisaron las dos propiedades, así como maquinaria, otros inmuebles y dos armas de fuego, y seis personas fueron detenidas, de las que nunca se conocieron sus nombres, el operativo fue un fracaso, ya que no se logró detener a Zambada ni saber de su paradero.