El Universal
La Iglesia católica externó su preocupación por los datos sobre la economía mexicana, los "cuales son alarmantes".
Indicó que a pesar del optimismo oficial sobre el final de la crisis, la realidad es que han bajado drásticamente todos los indicadores en la producción y exportación industrial y agrícola, con un aumento constante en el desempleo y sin los tradicionales apoyos de la exportación petrolera que prácticamente están quedando en su mínima expresión.

En el editorial del semanario Desde la Fe, la Arquidiócesis Primada de México dijo que la tarea principal la tiene próximamente la nueva legislatura, pues de la actual no vale la pena "ni acordarnos, luego del desastre en que nos han dejado, a pesar de su propaganda ridícula en medios de comunicación que ni ellos creen".

En este sentido, en la editorial de su semanario se advierte que la nueva legislatura tendrá, entre sus primreras responsabilidades, descutir y aporbar la ley de ingresos donde se espera una responsable y realista propuesta sobre los impuestos.

Por último, la Iglesia católica indicó que es el momento para definir los necesarios recortes al presupuesto nacional y que éstos deberían comenzar por la propia Cámara de diputados y senadores, así como para los partidos político y el Instituto Federal Electoral.