De acuerdo con otros testigos presenciales, unas 60 personas habrían abandonado el aparato siniestrado por su propio pie.
La Haya, Holanda.- Algunas imágenes de televisión y testimonios de periodistas sugieren que ha podido haber víctimas mortales en el accidente aéreo ocurrido hoy en Amsterdam, donde un avión turco, con más de un centenar de pasajeros a bordo, se estrelló antes de aterrizar en el aeropuerto de Schiphol.

Un periodista de la radio holandesa Radio 1 asegura haber visto los cadáveres de seis personas.

Desde el aeropuerto y de acuerdo con este testimonio, Radio 1 informa de que los servicios de socorro han recuperado los cadáveres de seis de las 134 personas (127 pasajeros y 7 miembros de la tripulación, según la aerolínea) que viajaban en el aparato.

De acuerdo con otros testigos presenciales, unas 60 personas habrían abandonado el aparato siniestrado por su propio pie.

Por otro lado, las imágenes ofrecidas por la televisión estatal holandesa NOS muestran, tendidos en el campo al lado del avión, bultos cubiertos con bolsas de plástico como suele hacerse con los restos humanos después de un accidente.

Las autoridades holandesas no han informado aún, oficialmente, de las consecuencias del accidente. Está prevista una rueda de prensa a las 12.30 GMT del director del aeropuerto internacional de Schiphol.

En Ankara, sin embargo, el director general de la compañía afectada, Turkish Airlines, ha asegurado a los medios que el accidente no ha causado víctimas mortales.

"Estamos contentos de decir que nadie murió en el accidente. El piloto Hasan Tahsin Ari tiene mucha experiencia. Desde el punto de vista técnico, no podemos decir que se estrellara. Fue un aterrizaje forzoso y el piloto lo maniobró muy hábilmente", dijo el director general de la compañía, Temel Kotil.

El accidente se produjo sobre las 10.30 horas (09.30 GMT) durante el aterrizaje del avión, que al parecer se precipitó en línea recta contra el terreno colindante a la pista de aterrizaje.

El Boeing 737, que viajaba desde Estambul con el número de vuelo 1.951, perdió un motor en el siniestro.

En el momento del accidente no se produjeron llamas y según declaraciones de personas que vieron aterrizar el avión, éste perdió velocidad a la hora de aproximarse a la pista.

A causa del accidente, el tráfico aéreo en el aeropuerto de Amsterdam se ha visto limitado. Según fuentes aeroportuarias, sólo están operativas una pista de despegue y otra de aterrizaje.

El tráfico por carretera se ha cerrado por completo en la autopista A9, cercana al lugar del accidente.