Según un estudio del IFE sobre las experiencias internacionales, la implementación del voto electrónico es gradual y en ningún caso ha sido menor a 18 años. En Coahuila se usaron en las elecciones ultimas elecciones municipales. Foto Daniel Becerril/Vanguardia
Aurora Zepeda/Excélsior
México, D.F..- Implementar el voto electrónico podría tardar al menos 18 años, según la experiencia internacional sobre el tema, recogida en un estudio de la Comisión de Estudio de Instrumentos Electrónicos de Votación del Instituto Federal Electoral (IFE).
El documento destaca que el nivel de analfabetismo y el PIB per cápita no resultan determinantes para el éxito o fracaso de esta forma de sufragio.

Agrega también que una población mayoritariamente rural no es impedimento para ocupar este tipo de votación con éxito.

La Comisión Temporal del Consejo General del IFE para realizar las investigaciones y estudios técnicos que permitan determinar la viabilidad o no de utilizar instrumentos electrónicos de votación en los procesos electorales federales realizó un estudio comparativo con experiencias internacionales sobre el uso de distintas modalidades de voto electrónico.

Según un estudio del IFE sobre las experiencias internacionales, la implementación del voto electrónico es gradual y en ningún caso ha sido menor a 18 años.

"En los Países Bajos duró cuatro décadas, desde la primera vez que utilizaron una máquina de votación electrónica. Mientras, en otros casos el proceso fue relativamente rápido: 18 años en Brasil y 22 en la India. De estas experiencias se observó que la larga duración de la implementación gradual no garantiza que los resultados sean exitosos. Lo que sí puede afirmarse es que en ningún caso el proceso ha tomado menos de 18 años."

Lo anterior porque en los Países Bajos y Florida se dio marcha atrás en la instrumentación del voto electrónico.

El escrito explica también que sobre los aspectos socioeconómicos "destaca que el nivel de analfabetismo y el PIB per cápita no resultaron determinantes para el éxito o fracaso de la implementación del sistema. Por el contrario, los países que tienen mayor tasa de analfabetismo y menor PIB per cápita (India y Brasil) son justamente los que tienen un sistema de votación electrónica que funciona en la totalidad del territorio y que contempla mecanismos para responder a las necesidades del electorado.Destaca el hecho que los casos con menor tasa de alfabetismo y mayor PIB per cápita son justamente aquellos donde el sistema no prosperó (Florida y Países Bajos)".

También se observó que la población menor de 30 años acepta de mejor manera el nuevo sistema, mientras que la tasa de urbanización tampoco es problema, ya que en la experiencia de India se ha podido implementar con éxito esta medida, aun cuando 71% de su población es rural.

En cuanto a los fracasos, el estudio comenta que en Florida se decidió dar marcha atrás debido a que sí resultó determinante la tecnología empleada, pues sus urnas no producían evidencia física del voto. En tanto, en Países Bajos no se tenían los suficientes mecanismos de seguridad para prevenir una intervención ajena.

Por último se menciona en el documento que "los casos de Brasil e India demuestran que es posible manufacturar diseños con menores recursos que países más desarrollados económicamente."